Noticia

La libre competencia, en peligro

06 mayo 2009

06 mayo 2009

Un reciente estudio revela la falta de competencia en el mercado de distribución de bienes de consumo. Sin necesidad de que haya un acuerdo expreso, las políticas de las grandes cadenas líderes (Carrefour, Mercadona y Eroski) acaban eliminando la competencia en el mercado distribución minorista. En la práctica, eso perjudica al consumidor.

El Tribunal Vasco de Defensa de la Competencia (TVDC) ha publicado recientemente un estudio (que, entre otros, se basa en las encuestas anuales de supermercados de la OCU) que revela que el mercado de la distribución de bienes de consumo diario presenta una estructura muy concentrada (oligopolio), que puede tener como efecto la eliminación de la competencia en el mercado distribución minorista. Según el estudio:

  • La posición dominante colectiva de Carrefour, Mercadona y Eroski les permite exigir a sus proveedores pagos y condiciones comerciales desproporcionadas,  lo que repercute en el precio minorista de esos productos, por el efecto de la normativa que prohíbe la venta a pérdida y el paralelismo de precios entre los grandes distribuidores.
  • La marca blanca, que no debe hacer frente a los pagos y condiciones comerciales desproporcionadas, goza de un tratamiento de favor frente a la marca de fabricante que puede acabar siendo expulsada del mercado.
  • En la práctica, esta situación afecta a los consumidores, que tienen menos posibilidades de elección para los consumidores y a menudo deben pagar precios más altos.

La OCU comparte la preocupación por la mayoría de las conclusiones de este informe por cuanto que coinciden con la tendencia que venimos constatando en nuestros últimos estudios de supermercados respecto a una cada vez mayor concentración en el mercado de la distribución (cada vez hay menos enseñas, lo que ejerce presiones inflacionistas en los precios) y una menor oferta de marcas en los establecimientos encuestados.

Esta estructura de la oferta tan concentrada se va a ver agravada con la próxima aprobación de la Ley de Comercio que transpone la Directiva europea de servicios, pues se va a dar carta blanca a las comunidades autónomas para establecer el régimen de apertura de supermercados e hipermercados. Dichas aperturas podrían denegarse por criterios medioambientales, culturales, etc., lo que impediría la entrada de nuevos operadores y perpetuaría la posición de dominio que denuncia el informe del TVDC.

A juicio de la OCU, el efecto de “exclusión” de marcas de fabricante afecta sobre todo a marcas con cuotas de mercado intermedias: de confirmarse esta tendencia, podría llegarse a una situación en que la oferta se viera reducida a las marcas blancas y a las marcas líderes, lo que limita la capacidad de elección del consumidor y puede tener un efecto muy perjudicial.


Imprimir Enviar por email