Consejos

Huertos urbanos, apostando por lo natural

10 mayo 2019
mujer huerto

10 mayo 2019
Los huertos urbanos son una alternativa sostenible y personalizada, que cada vez cuenta con más adeptos. ¿Te tienta cultivar tu propio huerto? ¿Te gustaría comer las hortalizas que tú mismo cultivas? Con los huertos compartidos este sueño está un poco más cerca.

Son muchos los que valoran disfrutar de productos de la huerta, adaptados a la temporada y las condiciones del entorno. Y cada vez son más los que se plantean la opción de un huerto urbano, generalmente compartido, si bien también hay huertos urbanos individuales: solo necesitas un poco de espacio, pero si tienes una terraza mediana, tener tu propio bancal en el que cultivar tus productos favoritos no es un sueño.

  • Los huertos compartidos
  • ¿Qué necesitas?
  • ¿Qué plantar?

haciendo compost

Huertos compartidos

Quienes se plantean instalar o participar en un huerto urbano suelen ser personas concienciadas con la naturaleza, que apuestan por la sostenibilidad.

Lo más habitual es optar por los huertos compartidos, que cultivan distintos vecinos.

Hay distintas opciones: huertos urbanos en el corazón de la ciudad, creados con terrenos donados por el Ayuntamiento, o plataformas vecinales, donde se comparten conocimientos, maquinaria y el huerto… o algunos sistemas aún más simples, en colegios u otros centros educativos, para ir inculcando en los más pequeños estos valores de trabajo, compromiso, amor por la naturaleza, alimentación saludable y sostenibilidad.

¿Qué necesitas para disfrutar de un huerto urbano?

  • Espacio para el huerto. No es necesario que sea muy grande. Un huerto de unos 20 m2, bien diseñado, puede ser muy productivo. La clave está en elegir bien los cultivos.
  • Agua suficiente.
  • Un semillero es un aliado imprescindible.
  • Un lugar donde guardar los aperos y las herramientas que necesitas.
  • Un lugar para el compost, el abono.

compost

¿Qué plantar en mi huerto urbano?

Un huerto diseñado en 4 bancales en los que se vayan rotando los cultivos te permitirá aprovechar al máximo el suelo y garantizar que dispones de algunos alimentos durante todo el año, a lo largo de varias temporadas. Cada tipo de cultivo tiene sus propias características.

  • Los cultivos de hoja (acelgas, escarolas, lechugas o espinacas) demandan pocos nutrientes y permiten al suelo reponerse.
  • Las leguminosas, como las matas de judías o guisantes, son muy productivas, aptas para la primavera y verano. Las raíces de las leguminosas forman nódulos capaces de fijar nitrógeno lo que hace que sean fertilizantes del terreno.
  • Las coles  son muy exigentes, se darán bien en el terreno donde antes han estado leguminosas, que estará especialmente fértil. Lo mismo sucede con las patatas. Es buena idea rotarlas después de las matas de leguminosas.
  • Las plantas de raíz, como zanahorias, rábanos, nabos, así como los apios, puerros y cebollas son cultivos poco exigentes que se darán bien durante todo el año.
  • Las solanáceas, el tomate, las berenjenas o los pimientos son cultivos exigentes.
  • Los calabacines son muy productivos.

tus verduras

En el nº 434 de la revista OCU-Compra Maestra encontrarás un ejemplo práctico de organización de un huerto urbano distribuido en 4 bancales a lo largo de 4 años.