Alerta

IKEA alerta del peligro de los cables tras morir un bebé que se enredó con el de una lámpara Smila

12 diciembre 2013
Peligro juguete Ikea

12 diciembre 2013

El fallecimiento de un bebé de 16 meses tras enredarse con el cable de una lámpara Smila ha llevado a su distribuidor, IKEA, a publicar un comunicado en el que pide precaución, especialmente con los niños. La lámpara no es peligrosa de por sí, pero sí al alcance de los más pequeños.

El fallecimiento de un niño en Glasgow, Escocia, en octubre de 2012, tras enredarse con el cable de una lámpara Smila, ha llevado ahora a su distribuidor, IKEA, a hacer público un comunicado en el que pide que este artículo se mantenga lejos del alcance de los niños y se extremen las precauciones al utilizarlo.

La lámpara no es peligrosa de por sí, pero si un niño la alcanza, como fue el caso, puede tener consecuencias terribles. El niño fallecido era un bebé de sólo 16 meses, estaba en su cuna y murió tras alcanzar el cable y asfixiarse con él tras quedar enredado. Le ocurrió también a otro bebé de 15 meses, pero en esa ocasión todo quedó en un susto.

Estas lámparas de IKEA tienen una apariencia muy llamativa para los niños, pues presentan formas y colores que recuerdan a los juguetes. Pero no lo son. Repetimos que no puede acusarse a la lámpara de ser peligrosa por sí misma, pero sí pueden serlo para un bebé que tenga el cable a su alcance, como podría serlo cualquier otro artículo con cable. 

Lámparas Smila de IKEA.

Hemos llamado la atención en numerosas ocasiones sobre el peligro que entraña confundir objetos con aspecto de artículo infantil que se dejan al alcance de los niños. En especial cordones de ropa, juguetes, estores, lámparas, broches de chupete y similares por el peligro de estrangulación. Los cordones al alcance de los niños no deben exceder una longitud de 22 centímetros.

En cualquier caso, IKEA ha tomado medidas y alerta en su comunicado a quienes hayan adquirido o vayan a comprar alguna una lámpara Smila que comprueben que el cable queda fuera del alcance de los niños y que permanezca fijado a la pared de forma segura.

Además, IKEA anima a contactar con su sección de Cambios y devoluciones o con el Servicio de Atención al Cliente (902 400 922) para solicitar el envío de un kit de seguridad gratuito, que inclute una etiqueta de advertencia, instrucciones de seguridad y fijaciones adhesivas para colocar el cable bien pegado a la pared.

La multinacional sueca recuerda también a sus clientes que cualquier producto con cable o cordón supone un riesgo para la seguridad y estos elementos deben situarse siempre fuera del alcance de los niños.


Imprimir Enviar por email