Noticia

Nuevas normas para la publicidad audiovisual

17 mayo 2010
Publicidad

17 mayo 2010

Entra en vigor la nueva normativa de comunicación audiovisual, que supone cambios en la publicidad televisiva, tanto en lo que respecta a la cantidad, como a los contenidos. Para la OCU, queda mucho por mejorar.

Ha entrado en vigor la nueva Ley General de Comunicación Audiovisual, lo que tendrá un impacto significativo en nuestras pantallas. Entre otras cuestiones, esta norma afectará tanto a la cantidad de publicidad como a los contenidos que las cadenas pueden emitir.

Puede haber más publicidad

Hay muchas formas de publicidad: anuncios propiamente dichos, patrocinios, promociones por parte del presentador, emplazamiento de producto… La nueva norma regula su emisión, tanto en cantidad, como en calidad.

Según esta nueva ley:

  • Las cadenas podrán emitir hasta 12 minutos de mensajes publicitarios por hora.
  • Podrán dedicar 3 minutos más, a realizar promociones de productos (por el presentador, por ejemplo).
  • Además, otros 5 minutos pueden dedicarse a la autopromoción del propio canal: esto antes estaba sin regular.
  • No se fijan límites a los patrocinios, por lo que, en principio, pueden insertarse tantos como se quiera.
  • El emplazamiento de productos en series, películas, documentales, programas deportivos, de entretenimiento… deja de regularse, salvo en los programas infantiles. El resultado esperable es que prolifere esta forma de publicidad.

Hasta el pasado 1 de mayo, fecha de entrada en vigor de la ley, sumando todas las formas publicitarias, los mensajes comerciales no podían sobrepasar los 17 minutos a la hora. A partir de ahora, esa cifra puede incluso aumentar.

Más control en los contenidos

La nueva Ley de Comunicación Audiovisual establece tres franjas de programación que los programas sólo aptos para mayores de 13 años no podrán ocupar. Son las que van de ocho a nueve de la mañana y cinco a ocho de la tarde de los días laborables y la que va de nueve a doce de la mañana los sábados, domingos y fiestas nacionales. La ley sólo contempla el horario peninsular, de modo que a las 9 de la tarde los niños canarios ya se encuentran en una situación de desprotección.

Por otro lado, se establece más control en los contenidos de la programación emitida en las distintas franjas horarias.

  • Se prohibe la emisión de publicidad de productos que promuevan el culto al cuerpo y el rechazo a la propia imagen (adelgazantes, intervenciones quirúrgicas y tratamientos estéticos) en horario infantil
  • La norma prohibe la emisión en abierto de programas con escenas pornográficas o con violencia gratuita.
  • Los programas de juegos de azar y apuestas (salvo los de finalidad pública, como la Lotería) sólo podrán emitirse de una a cinco de la madrugada.
  • Los de esoterismo y paraciencias sólo de diez de la noche a seis de la madrugada. También se verán limitados a ese horario los programas que puedan dañar el desarrollo físico, mental o moral de un menor. Dichos programas, además, deberán ir precedidos de una señal acústica y visual.

¿Se cumplirá?

La nueva Ley tiene luces y sombras, pero está lejos de proteger a los usuarios.

En cualquier caso, habrá que esperar para ver si la norma se cumple. Hasta ahora ha sido habitual, y así lo hemos comprobado, que las cadenas sobrepasaran con frecuencia los límites a la publicidad. Siempre encontraban formas de burlarlos, mediante fórmulas publicitarias creativas que caían fuera de la legislación o a la que no ponían límites.

Para la OCU, los límites impuestos  en esta Ley de Comunicación Audiovisual son más que suficientes para garantizar la supervivencia económica de las televisiones. Nuestra opinión es que cualquier nueva forma de comunicación comercial se debería considerar incluida dentro de dichos límites.


Imprimir Enviar por email