Informe

Leches de crecimiento: no son necesarias

30 marzo 2015
Leches de crecimiento

30 marzo 2015

Las leches de crecimiento se presentan como un alimento ideal para los niños de entre uno y tres años. Pero, ¿hacen falta? Tras revisar sus propiedades concluimos que los niños sanos que sigan una dieta equilibrada no necesitan leches especiales. Un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria avala nuestras conclusiones.

Mejor a partir del año

La leche de vaca no es un alimento muy adecuado para los bebés recién nacidos, entre otras cosas, porque su riñón no está todavía adaptado para asimilar una concentración alta de proteínas y minerales y se produciría una sobrecarga renal. Pero, a medida que el niño crece, su organismo va madurando y se adapta a la ingesta de alimentos con cargas renales más altas.

De hecho, la ESPGHAN (The European Society for Paediatric Gastroenterology Hepatology and Nutrition), afirma que se puede dar pequeñas cantidades de leche de vaca a los niños de menos de un año, siempre que no sea la fuente principal de leche.

Por ejemplo, la puede incorporar en forma de yogures naturales a partir del octavo mes. Aquellos que llevan bifidobacterias suelen ser menos ácidos y más aceptados por los bebés. Estos productos aportan proteínas de alto valor biológico, vitaminas A y D, calcio y favorecen el tránsito intestinal. Sus proteínas y la lactosa se encuentran parcialmente digeridas, lo que aumenta su digestibilidad. Además, ayudan a la incorporación  de nuevas texturas. Los yogures, elaborados con leche adaptada que existen en el mercado suelen incorporar azúcar y aromas que no son necesarios y no hay motivo para que las familias se gasten dinero en ellos. Antes del año, también se le puede dar al niño pequeños trozos de queso fresco, que pueden, incluso, cogerlos ellos mismos con las manos

Y ya, a partir del primer año de vida, cuando el niño hay ido incorporando bastantes alimentos en su dieta (cereales, fruta, verdura, carne, pescado, huevos, etc.), se aconseja que, junto con esos alimentos, consuma unos 600 ml de leche al día (alrededor de tres vasos), que pueden ser en forma de leche, yogures o como un ingrediente más en la elaboración de purés.

Por tanto, queda claro que la leche no supone ningún riesgo para la salud de un niño a partir de un año. Pero, ¿aportan más las leches de crecimiento que la de vaca? ¿Es preferibe optar por esos productos especiales?



Imprimir Enviar por email

Mejor a partir del año

Exclusivo socios ocu

Este es un contenido reservado a socios

¿Eres socio? Identifícate para acceder

Soy socio

HAZTE SOCIO