Informe

Leches de crecimiento: no son necesarias

30 marzo 2015
Leches de crecimiento

30 marzo 2015

Las leches de crecimiento se presentan como un alimento ideal para los niños de entre uno y tres años. Pero, ¿hacen falta? Tras revisar sus propiedades concluimos que los niños sanos que sigan una dieta equilibrada no necesitan leches especiales. Un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria avala nuestras conclusiones.

Lo que aportan las leches de crecimiento

Hemos revisado las etiquetas de 15 de las principales marcas de leches de crecimiento de venta en parafarmacia y en supermercados, cuatro de ellas en formato líquido, listas para consumir, y el resto en polvo para regenerar con agua. A partir de esa información, podemos saber si realmente su aporte es tan necesario, o si basta una leche normal.Te desvelamos lo que hemos encontrado.

Demasiados azúcares

¿Qué aporta la leche de crecimiento?

  • Valor energético. Es similar al de la leche de vaca. La leche entera de vaca proporciona unas 60 kcal/100ml, aproximadamente 120 kcal por vaso, si se recomienda alrededor de tres vasos al día, supone 360 kcal al día procedentes de la leche, lo que finalmente supone que para un niño de 1 año el 36% de la energía diaria recomendada proceda de la leche, y para 3 años alrededor del 25% .
  • Azúcar añadido. El único azúcar que existe, de forma natural, en la leche es la lactosa. En 9 de las 15 marcas de leches para niños hemos encontrado, además, azúcar añadido: sacarosa, jarabes de glucosa, fructosa o bien miel. Además, el 53% de las muestras llevan aromas (vainilla).
  • Contenido proteico. Es ligeramente más bajo que en la leche de vaca.
  • Las grasas. Son similares a los de una leche de vaca, no así su perfil lipídico. Estas leches contienen menos cantidad de grasas saturadas y más ácidos grasos esenciales asemejándose más al de una leche materna. No obstante, estos ya se encuentran de manera natural en la dieta de un niño a partir del año: aceite de oliva, los cereales, los huevos, o el pescado, entre otros.
  • Los contenidos en calcio. Son inferiores a los de la leche de vaca (120 mg/100g). Los valores encontrados oscilan entre los 65 y los 115 mg/100g, en alguna marca pueden llegar a ser casi la mitad.
  • Las vitaminas. Están ampliamente presentes en estas leches. Sin embargo un aporte extra de vitaminas no es necesario para mantener una dieta adecuada. No olvidemos que a partir de un año el niño  toma todo tipo de alimentos. Por lo tanto, las incorpora en su dieta a través de la fruta, la verdura, la leche, la carne o el pescado.

A un precio elevado

El coste de estas leches de crecimiento es elevado para una familia. El precio medio de una leche entera obtenido en nuestro estudio de leches enteras es de 0,70 €/litro; el de las leches de crecimiento es de 2,2 €/litro, aunque las líquidas son algo más baratas, 1,60 €/litro.

Por lo tanto, si decides darle a tu hijo leche de vaca entre los 12 meses y los 3 años, estarás ahorrando una media de 600 euros por niño. La cifra sube hasta los 1.400 euros con respecto a el producto más caro.

 

 


Imprimir Enviar por email