Noticia

El Yaris híbrido avanza para contaminar menos

19 febrero 2015

19 febrero 2015

Toyota presenta su Yaris híbrido 2015, que vuelve a ser una actualización del modelo que comercializa la firma japonesa desde 2011, pero mejorado para cumplir las normas anticontaminación Euro 6. En OCU hemos analizado el modelo de 101 CV, a la venta desde 15.300 euros.

Cada vez más marcas disponen de modelos con motores híbridos. Pero fue Toyota la firma que los popularizó, con el lanzamiento del Prius. Ahora la marca presenta su Yaris híbrido 2015, que vuelve a ser una actualización del modelo que comercializa Toyota desde 2011, mejorado para cumplir las normas anticontaminación Euro 6, pues antes disponía de un motor Euro 5, menos exigente en materia medioambiental.

En OCU hemos analizado el modelo de 101 CV, al que además del motor trae una destacada mejora en la dirección, que es ahora más directa; y en la suspensión.

El motor híbrido de este coche es una buena opción para un uso en ciudad, donde el motor eléctrico cobra más ventaja. El Yaris que hemos analizado está disponible desde 15.300 euros.

Muy bajo consumo

El Yaris híbrido monta un motor de gasolina de 1.497 cc, que proporciona al vehículo una potencia de 75 CV. Así, junto con el motor eléctrico, este modelo de Yaris alcanza una potencia máxima de 101 CV.

El consumo de combustible homologado es muy bajo, apenas 3,3 litros a los 100 km, aunque en nuestra prueba hemos obtenido unas cifras más elevadas: 4,4 litros a los 100, que siguen representando un consumo bastante bajo, sobre todo en ciudad, donde se puede optar por un modo eléctrico puro, muy útil cuando hay atascos porque reduce el consumo y elimina el ruido.

Sus prestaciones son aceptables, aunque no esperemos las de un deportivo. Por ejemplo, tarda más de 8 segundos en pasar de 60 a 100 km/h. La caja de cambios es automática, con cambio continuo, por lo que no se perciben saltos entre velocidades.

Interior y visibilidad

El acceso al interior del vehículo es cómodo tanto en las plazas delanteras como en las traseras. Delante hay bastante amplitud, pudiendo viajar cómodamente personas de hasta 1,90 metros de altura. En la parte trasera, el espacio es suficiente para su categoría, incluso en la plaza central, y las ventanillas traseras son grandes, lo que aumenta la sensación de confort.

La visibilidad es aceptable, aunque los pilares traseros dificultan en parte el ángulo de visión. Respecto al maletero, su capacidad medida está dentro de lo normal en un utilitario: 240 litros, que aumentan hasta 490 si se abaten los asientos traseros.

Confortable y ruidoso

La suspensión que incorpora el Yaris es buena y garantiza comodidad de marcha y una correcta absorción de irregularidades. Lo negativo es que el coche es ruidoso a altas velocidades. A 130 km/h hemos medido algo más de 70 decibelios.

El sistema de climatización es bueno también, a pesar de ser más eficaz para los pasajeros delanteros que para los traseros. Se puede regular de manera independiente la temperatura del conductor y la del acompañante.

Frenos mejorables

La distancia de frenado hasta detenerse circulando a 100 km/h es alta, más de 39 metros. Como aspecto positivo, el coche mantiene la estabilidad en las frenadas de emergencia.

El equipamiento de seguridad es bastante completo. Incluye asistencia de arranque en pendiente, asistencia de frenada de emergencia, control de estabilidad o indicador de baja presión de neumáticos.

El Yaris obtuvo una calificación de 5 estrellas en las pruebas EuroNCAP de 2011, que eran bastante menos que las actuales. Como puntos negativos, destacan los reposacabezas traseros, pues son demasiado bajos, aptos sólo para personas de hasta 155 cm de altura, y puertas traseras demasiado fáciles de abrir por parte de los niños.

En cuanto a sus rivales, el Yaris fue el noveno utilitario más vendido en España en 2014, con algo menos de 9.000 unidades. Su categoría la domina el Seat Ibiza, pero si se opta por un motor híbrido, el Yaris no tiene rival, ya que la competencia no dispone de este tipo de motores.

Únicamente se asemeja el Honda Jazz, con un tamaño similar pero con carrocería tipo monovolumen. El modelo de Honda tiene una potencia similar, y es 3.000 euros más caro, aunque dispone de un maletero más grande y mayor versatilidad.

Lo mejor

  • Consumo de combustible y emisiones muy bajos.
  • Seguridad pasiva.
  • Facilidad para entrar y salir del coche.
  • Plazas delanteras espaciosas.

Lo peor

  • Distancia de frenado.
  • Ruido a alta velocidad.
  • Reposacabezas traseros bajos.

Imprimir Enviar por email