Noticia

Restricciones de tráfico en el centro de Madrid

15 marzo 2019
restricciones-trafico-madrid

15 marzo 2019
Madrid Central ya es una realidad: la normativa de movilidad urbana del Ayuntamiento de Madrid ha restringido el tráfico en el centro de la ciudad para limitarlo únicamente a los residentes de la zona, a los servicios de transporte público y a los coches menos contaminantes. Y a partir del 16 de marzo se empezará a multar a los vehículos que accedan al área restringida sin tener autorización para ello. 

El objetivo de la Ordenanza de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Madrid es limitar el tráfico en el centro de la capital y poner en marcha restricciones más severas para los vehículos más contaminantes. Aunque esta normativa municipal se puso en marcha a finales de 2018, es ahora, el 16 de marzo, cuando se empieza a multar a los usuarios que no cumplan las nuevas medidas y no respeten las restricciones de tráfico de Madrid Central.

Madrid Central, en vigor con todas las consecuencias

Las novedades de la ordenanza de movilidad urbana pasan por restringir el tráfico rodado en amplias zonas del centro de Madrid.

Madrid Central es el Área de Acceso Restringido (AAR), llamada ahora como Área de Prioridad Residencial (APR).  Y ya no sólo cubrirá las zonas del centro (Ópera, Embajadores y Barrio de las Letras), sino que se expandirá hacia el eje del Paseo del Prado y Recoletos, y hasta la Plaza de España y la calle Princesa. La zona restringida se ha delimitado físicamente con unas líneas rojas dibujadas en la calzada: lo que queda dentro de la doble línea roja es la zona de acceso restringido. Es posible circular por las vías circundantes, así como por algunas calles, como excepción, son: C/ Santa Cruz de Marcenado (desde C/Serrano Jover a Mártires de Alcalá),  C/Mártires de Alcalá (entre Santa Cruz de Marcenado y Alberto Aguilera), la Gran Vía de San Francisco, C/ Bailén, C/Algeciras, C/ Cuesta Ramón, C/Ventura Rodríguez (de Princesa a Duque de Liria), y C/Duque de Liria (entre Princesa y Ventura Rodríguez).

¿Quienes pueden acceder a Madrid Central?

Los coches que tengan etiqueta ECO o etiqueta Cero Emisiones podrán acceder sin problemas al área restringida de Madrid Central, independientemente de que sean residentes o no.

En el caso de los automóviles con etiqueta B (diésel matriculado a partir de 2006 y gasolina a partir de 2000) y etiqueta C (diésel matriculados a partir de 2014 y gasolina a partir de 2006), tendrán prohibido el acceso, salvo si son residentes en la zona o van a aparcar en un párking público.

Los coches sin etiqueta medioambiental de la DGT, solo podrán circular si son residentes, teniendo prohibido el acceso los no residentes.

En cuanto a las motocicletas, los residentes podrán circular libremente e independientemente de qué moto tengan. Respecto a los no residentes, las motos con etiqueta B y C sólo podrán circular entre las 7:00h y las 22:00h. El resto de las horas deberán dejar la motocicleta en un parking. Las motos sin etiqueta podrán circular si van a estacionar en un garaje particular, pero solo hasta final de 2019.

Los residentes, hoteleros y comercios tendrán derecho a 20 autorizaciones al mes para visitas. 

¿Qué opinan los madrileños de estas medidas?

Hace unos meses OCU realizó una encuesta sobre movilidad urbana en la que consultaba a los residentes de las 5 ciudades más pobladas de España (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Madrid) y les preguntaba su opinión sobre el uso del coche y otros medios de transporte alternativos.

En el caso de Madrid, la encuesta revelaba que el uso del coche está muy presente, a pesar de los atascos, los problemas para aparcar y la falta de mantenimiento de las vías públicas. Sin embargo, los datos de los residentes madrileños también mostraban que:

  • El 78 % pensaba que las autoridades deberían limitar el uso de coches muy contaminantes.
  • El 74 % afirmaba que los conductores de vehículos contaminantes tendrían que pagar más impuestos.
  • El 74 % estaba a favor de restringir el uso del coche cuando los niveles de contaminación de Madrid fueran demasiado altos.
  • El 47 % consideraba que el espacio dedicado a los coches en el centro de la ciudad debería reducirse.
  • El 60 % creía que hacen falta más calles peatonales.

Respecto al uso de otros medios de transporte, los madrileños decían estar contentos con las redes de cercanías y de metro. Es más, y aunque señalaban ciertos problemas de comodidad y frecuencia de paso, el 27 % de los encuestados afirmaban usar el metro casi a diario. En cuanto al uso de la bici en Madrid, los usuarios decían que apenas la utilizaban para moverse por la ciudad porque las condiciones y el servicio público de alquiler no son buenos.

¿Cambiará esa percepción con la entrada en vigor de Madrid Central con todas sus consecuencias?