Noticia

Renault Clio, totalmente distinto

09 agosto 2013

09 agosto 2013

Renault sustituyó en 1990 su mítico R5 por el Clío, que desde entonces siempre ha estado entre los más vendidos de su segmento. Más de dos décadas después, la firma francesa ha lanzado la cuarta generación de este coche, que sorprende por su diseño.

Renault sustituyó en 1990 su mítico R5, entonces denominado Super 5, por el Clío, automóvil que desde entonces siempre ha estado entre los más vendidos de su segmento. Más de dos décadas después, la compañía francesa ha lanzado al mercado la cuarta generación de este coche, que sorprende por su diseño.

Y es que aunque comparte nombre con modelos anteriores de la marca, se trata de un coche completamente nuevo. Renault decidió que todas las versiones del nuevo Clio cuenten con 5 puertas. Además de la carrocería, tipo utilitario, existe una versión tipo break llamada Sport Tourer.

Su precio de partida es de 12.300 euros para el modelo básico, equipado con motor de gasolina de 75 cv. En cuanto al Sport Tourer, parte de 13.000 euros y a cambio ofrece 20 cm más de longitud y casi 150 litros más de capacidad de maletero.

Hemos analizado la versión con motor de 3 cilindros de gasolina, de 900 cm3 y 90 cv, que está a la venta por 14.850 euros.

Amplio pero con escasa visibilidad

El nuevo Clio ha crecido en todo con respecto al modelo anterior: es más largo y más ancho, aunque también es más bajo. Sin embargo, la visibilidad resulta mediocre a través del espejo retrovisor interior. En cuanto al frontal, el capó es invisible al conductor, que deberá en cuenta las dimensiones del coche.

El espacio interior en las plazas delanteras es amplio, siendo cómodo de conducir para personas de hasta dos metros de altura. Todo lo contrario ocurre en las plazas traseras, donde quienes midan más de 1,70 metros se pueden sentir agobiados por la cercanía del techo. La plaza central, además, es poco confortable.

En cuanto al maletero, hemos medido una capacidad de 285 litros, que se amplían a 525 con los asientos traseros abatidos. Su tamaño está en la media de la categoría. La boca de carga del maletero está situada bastante alta, lo que dificulta su uso.

Excelente estabilidad

Al ponernos al volante, es fácil familiarizarse rápidamente con todos los mandos del Clio. La consola central dispone de una pantalla táctil, que permite el manejo de la radio, del navegador o el teléfono móvil. El sistema de navegación se ofrece de serie en los acabados Expression y Dynamique.

La suspensión del modelo analizado es buena, y la estabilidad es excelente. Los frenos también son muy eficaces.

En cuanto al motor, su nivel de ruido y vibraciones es aceptable. El pequeño propulsor de tres cilindros permite una aceleración de 0 a 100 km/h de 12 segundos. El vehículo dispone de una caja de cambios de 5 velocidades, que no facilita demasiado el cambio de marcha. De hecho, a veces resulta complicado meter la marcha atrás.

El consumo de combustible medido es de 5,2 litros a los 100 km, con un consumo en ciudad de 5,7 y de 6,4 en autopista, buenas cifras para un un motor de gasolina. La capacidad del depósito de combustible es de 45 litros.

El diámetro de giro es de 11 metros, una distancia grande para un vehículo utilitario.

Buena seguridad pasiva

El nuevo Clio ya fue analizado en Euroncap con muy buenos: 5 estrellas y un excelente resultado en protección de adultos, niños y asistencia a la seguridad.

El equipamiento de seguridad del modelo analizado es bastante completo e incluye, entre otros: airbags de conductor y pasajero frontales y laterales de cabeza y tórax, asistencia a la frenada de emergencia, ayuda al arranque en cuesta, control de estabilidad y luz diurna led.

Lo mejor

  • Espacio en las plazas delanteras.
  • Eficacia de los frenos.

Lo peor

  • Visibilidad trasera.
  • Poco espacio en las plazas traseras.