Noticia

Nos fríen a multas de tráfico

27 febrero 2014

27 febrero 2014

Uno de cada cuatro conductores españoles fue sancionado en 2013, lo que supuso 658 millones para el Estado y una media de 129 euros/año de desembolso por conductor. Hemos preguntado a 1.257 de ellos por las multas. La cuantía de éstas es desmesurada.

Uno de cada cuatro conductores españoles fue sancionado en 2013, como queda patente en una encuesta de OCU que cuenta con respuestas de 1.257 automovilistas de entre 18 y 65 años.

El estudio se planteó bajo la premisa de conocer las pautas de conducción de los españoles, las razones por las que son denunciados y los importes de las multas, además de la actitud de los conductores al volante.

La encuesta refleja que la gran mayoría de las sanciones vienen por aparcamientos indebidos, aunque hay un dato muy preocupante en el que las sanciones están más que justificadas, pues un 47% de los conductores consultados aseguraron sin reparos que conducen pese a haber bebido alcohol, lo cual puede constitur incluso un delito penal.

Esa multitud de sanciones que se imponen suponen para las arcas públicas 658 millones de euros al año, lo que ofrece una media de 129 euros/año a desembolsar por cada conductor.

Comportamiento al volante

El 90% de los conductores sondeados admitió que supera el límite de velocidad al adelantar, mientras que el 82% indicó que lo supera en autopista si hay poco tráfico. También el 82% señaló que aparaca en doble fila si tiene que hacer un recado, y un 45% dijo que aparca mal por falta de sitio.

Al preocupante dato del consumo de alcohol al volante debemos añadir otra pauta que resta concentración al volante: hablar por el móvil. El 36% admitió que conduce y habla por teléfono sin utilizar manos libres. Peor aún resulta que en pleno 2014 aún haya un 17% de conductores que reconoce que nunca se pone el cinturón de seguridad.

La OCU pide claridad

Las sanciones que se imponen son desproporcionadas para la mayoría de conductores. En teoría, no se sanciona con un afán recaudatorio, pero OCU pide que las autoridades de Tráfico sean trasparentes, pues no es ésa la impresión que tiene los conductores, que mayoritariamente consideran que las multas sólo sirven para recaudar.

Tampoco nos parece bien el pronto pago, que reduce a la mitad las sanciones, ya que es una astuta manera de que no se recurran las multas, pues si se hace y el recurso no sale adelante, se debe pagar la cantidad total sin reducción. Sólo un 14% de los encuestados por OCU se aventuró a recurrir sus sanciones.

Además, la inversión del Estado en carreteras, mantenimiento y educación vial deja que desear y a los consuctores no se les puede vender que las multas sirven para reducir la siniestralidad.


Imprimir Enviar por email