Noticia

Los accidentes no dependen de la economía

27 marzo 2015

27 marzo 2015

Primero vino el estancamiento en el descenso de muertos en carretera. Ahora la tendencia se invierte: por primera vez desde 2002, el número de víctimas está aumentando. La DGT reacciona de manera lamentable diciendo que estos malos datos son debidos a la recuperación económica. 

Desde 2003 los muertos en vías interurbanas son siempre menos que el año anterior. 

El gran empujón vino en 2006 con el carné por puntos y hoy podemos decir que en las carreteras españolas mueren cinco veces menos personas que en 1989

El tiempo ha demostrado que las multas, las campañas de sensibilización y la multiplicación de los radares funcionan. 

Las viejas y las nuevas excusas

Totalmente superada queda la excusa clásica de los años ochenta, cuando se decía que si cada año había más accidentes era porque cada año circulaban más coches. La realidad es que el parque automovilístico se ha duplicado desde 1989. 

Pero basta que empeoren los datos y vuelven a aparecer las excusas más peregrinas. Los datos de 2014 confirmaron un estancamiento en la tendencia a la baja: solo 3 muertos menos que en 2013. 

Las asociaciones de víctimas denunciaron la situación, poniendo el foco en la desidia del Gobierno (no hay nuevas medidas ni un endurecimiento de las sanciones) y en el mal estado de algunas carreteras (señalización, iluminación, pavimento...). 

Pero es ahora cuando han saltado todas las alarmas: por primera vez desde 2002, los muertos en carretera suben respecto al mismo trimestre del año anterior. 

La tendencia se ha invertido y la reacción de la DGT ha sido hacer el ridículo diciendo que si hay más accidentes es por la recuperación económica

Crecimiento no es sinónimo de accidentes

Dejando a un lado el debate sobre en qué medida hay recuperación económica, basta fijarse en los datos de la propia DGT para ver que una economía boyante no significa más muertos en carretera: 

  • los grandes descensos en número de víctimas fueron en años como 2004 y 2006, con el PIB creciendo respectivamente a un 3,3% y 4,1%. España estaba en la cresta de la ola... pero los muertos disminuían.
  • y tampoco una recesión significa menos víctimas: en 1993 el PIB cayó un 1% pero hubo 200 muertos más que en 1992.   

Imprimir Enviar por email