Noticia

El primer BMW 100% eléctrico se llama i3

11 diciembre 2013

11 diciembre 2013

Hemos probado el primer automóvil totalmente eléctrico de BMW, que destacada por sus prestaciones, espacio y maniobrabilidad, pero tambien tiene pegas: escasa autonomía, seguridad limitada, maletero pequeño y un precio elevado: 35.500 euros.

Si quieres saber qué coches son los más fiables del mercado, entra en nuestra

Calculadora de Fiabilidad.

 

BMW ha lanzado su primer modelo 100% eléctrico, que aunque ha pasado con buena nota nuestras pruebas, tiene dos puntos débiles, al margen de su alto precio: por un lado, la escasa autonomía del coche, de sólo 145 kilómetros; y por otro sus 4 estrellas en los análisis de Euroncap, que nos parecen poco.

El i3 es un utilitario eléctrico de diseño innovador, que ronda los cuatro metros de longitud, dispone de cuatro plazas, presenta un consumo eléctrico de 16,7 kWh y tiene un precio al alcance de pocos: 35.500 euros. Aunque existe una versión más cara, de 40.000 euros, con un motor de gasolina adicional de pequeña cilindrada para quienes demanden más autonomía.

Ligero y elitista

El coche pesa menos de 1.300 kilos, muy poco teniendo en cuenta que debe albergar las baterías eléctricas. Esta ligereza se ha conseguido gracias a su carrocería, fabricada en fibra de carbono, y a su chásis, totalmente de aluminio.

En el puesto de conducción destacan dos pantallas, que sustituyen a los relojes tradicionales. La altura máxima de los pasajeros delanteros permite viajar con comodidad gracias a su 1,93 metros. Pero atrás, las cosas son distintas, puesto que la altura máxima es de sólo de 1,73 m.

Las puertas se abren de un modo peculiar. Las traseras lo hacen en el sentido contrario al habitual y únicamente pueden abrirse si antes ya se han abierto las delanteras.

Varias maneras de conducir

El i3 permite tres formas de conducir: confort, eco pro y eco pro+. Los dos últimos programas aumentan la autonomía del coche a costa de perder prestaciones y velocidad. Por ejemplo, el modo eco pro+ limita la velocidad de 90 km/h.

La dirección es precisa y el diámetro de giro es de 10 metros. En cuanto a la distancia de frenada, se necesitan 35 metros para detener el coche cuando se circula a 100 km/h, un dato muy bueno. El ruido en el interior es muy leve, producido sobre todo por la rodadura cuando se circula a altas velocidades.

En cuanto a las prestaciones, son brillantes: el BMW i3 acelera de o a 100 km/h en 7,2 segundos, y recupera de 60 a 100 km/h en tan solo 3,6 segundos.

El maletero es pequeño, de sólo 205 litros de capacidad, aunque si se abaten los asientos traseros el volumen pasa a ser de 435 litros

Poca seguridad

Pese a que se trata de un modelo bastante elitista, el i3 destaca negativamente por su seguridad. El coche sólo consiguió 4 estrellas en las pruebas de choque de Euroncap, con un 86% en protección de adultos, 81% en protección de niños, 57% en peatones y 55% en asistencia a la seguridad.

Aunque los resultados no son demasiado malos, hoy en día debemos exigir 5 estrellas, y más en un coche con un precio tan elevado.

Lo mejor

  • Espacio en las plazas delanteras.
  • Muy fácil de manejar y de maniobrar.
  • Prestaciones en carretera.

Lo peor

  • Muy poca autonomía, sólo 145 km.
  • Maletero pequeño.
  • Precio elevado.

Imprimir Enviar por email