Noticia

GLP, una alternativa a la gasolina

30 mayo 2013

30 mayo 2013

Si vas a cambiar de coche, pregunta por uno que funcione con gas licuado del petróleo (GLP). Ahorrarás más de 1.000 euros en combustible cada 50.000 km, manteniendo las mismas prestaciones que te da un coche con motor de gasolina. Te lo contamos.

¿Qué es el GLP?

El gas licuado del petróleo (GLP) o autogás no es un combustible nuevo. Es una mezcla de gas butano y propano, comprimido y licuado, que ofrece una respuesta similar a la de un coche de gasolina, porque el motor es exactamente el mismo.

¿Quién lo usa?

El gas licuado del petróleo es el combustible que usan desde hace años buena parte de los taxis que circulan por nuestras calles.

Muchas grandes marcas comercializan ya coches de serie preparados para usar gas licuado del petróleo: Alfa Romeo (el modelo Giulietta), Dacia (Sandero, Logan, Duster), Fiat (500, Panda, Punto, Bravo), Lancia (Ypsilon), Opel (Corsa) o Seat (Ibiza, Altea). Automóviles que cuestan entre 1.000 y 2.000 euros más que su equivalente con motor de gasolina, siendo iguales, salvo por el hecho de que incorporan un segundo depósito para el GLP (mantienen el de gasolina porque la necesitan para arrancar el motor).

Por cierto, también es posible convertir un coche de gasolina en un coche de gas licuado en un taller autorizado. Basta con añadir un depósito adicional y la instalación necesaria para el uso del gas. Sale por unos 2.000 euros.

El gas licuado cuesta casi la mitad que la gasolina

El sobrecoste de un coche con gas licuado del petróleo se amortiza a los 50.000 km, momento en que se alcanza a ahorrar en combustible los más de 1.000 euros de diferencia que tiene con un coche de gasolina. Y es que el GLP cuesta 0,78 euros el litro, casi la mitad que la gasolina; con el beneficio añadido de que los impuestos sobre el GLP están congelados hasta 2018, y por lo tanto no están sujetos a las políticas impositivas del Gobierno de turno.

Además, aunque los coches con gas licuado del petróleo se benefician de los mismos descuentos que los de gasolina en el Plan Pive 2, la emisión de gases contaminantes es inferior.

Claro que no todo son ventajas:

  • El hecho de incorporar un depósito de GLP adicional suele restar espacio al maletero (a veces se coloca en el hueco de la rueda de repuesto).
  • Y la falta de surtidores en nuestra geografía es notable en algunas provincias: solo hay uno en Badajoz, Cáceres, Cuenca, Huesca, Logroño, Segovia, Teruel y Zamora. Aunque la autonomía del coche no se ve penalizada por ello, ya que los automóviles con gas licuado del petróleo siempre pueden funcionar usando gasolina, que está disponible en todas las estaciones de servicio.

Ahorra al repostar escogiendo las gasolineras más baratas: consulta el

Comparador de gasolineras

 


Imprimir Enviar por email