Noticia

¿Son seguros los autobuses escolares?

08 septiembre 2014

08 septiembre 2014

La mayoría de los autobuses escolares son seguros y protagonizan pocos accidentes, si tenemos en cuenta datos de la DGT. En cualquier caso, comprobar si el bus de tus hijos es seguro, es sencillo. Te decimos cómo hacerlo y, si no se cumplen las condiciones, denúncialo.

Miles de niños vuelven estos días a utilizan a diario el autobús escolar para desplazarse de casa al colegio y viceversa. No todos realizan los mismos trayectos, ni las mismas distancias, ni tienen las mismas circunstancias, aunque, a grandes rasgos, sí podemos afirmar que los autobuses escolares son seguros, al menos a juzgar por los datos de la DGT: en el año 2012, únicamente falleció una persona en accidente en un vehículo de estas características, a los que hay que añadir 5 heridos graves y 55 leves.

Comprobar si el autobús escolar de tus hijos es seguro y cumple los requisitos legales es bastante sencillo. Basta con asegurarse de que se tienen presentes las siguentes condiciones de seguridad:

  • Cada niño debe de viajar en un asiento, y siempre sentados correctamente.
  • Si el 50% o más de los niños tiene menos de 12 años, o se trata de un centro de educación especial, debe de ir siempre un acompañante con ellos.
  • Los autobuses no pueden tener más de 16 años de antigüedad al inicio del curso escolar.
  • Los buses deben llevar un indicativo de transporte escolar tanto en la parte delantera, como en la trasera.
  • Estos vehículos escolares deben llevar una pantalla de separación que aisle el puesto del conductor
  • Los asientos frente al hueco de escalera o que no tengan otro asiento delante deberán llevar siempre un elemento fijo de protección.
  • Los asientos enfrentados a pasillos deberán tener cinturón de seguridad si van a estar ocupados por menores de 16 años. Si, además, van a sentarse en ellos niños de 5 a 11 años, tendrán que tener 3 puntos de anclaje y disponer de cojín elevador.
  • Si el autobús es posterior a 2007, debe tener cinturón de seguridad en todas sus plazas.
  • Los autobuses deben incluir suelo antideslizante, y las puertas sólo podrán ser operadas por el conductor. Además deben disponer de agarraderos.
  • La duración máxima de un viaje en cada sentido no debe exceder de 1 hora.
  • El autobús dispondrá de dispositivos rompecristales, extintor y botiquín de primeros auxilios.

Si la empresa de transporte no cumple con estos requisitos, denúncialo a la autoridad competente: Policía o Guardia Civil.


Imprimir Enviar por email