Noticia

Aire contaminado dentro del coche

18 agosto 2008 Archivado

18 agosto 2008 Archivado

El aire que respiramos dentro de los coches está cargado de sustancias dañinas: unas provienen del exterior (humos y partículas del tráfico, gases industriales) y otras del interior (emanaciones químicas de las gomas, plásticos, tapicerías y demás materiales usados en la construcción de la cabina). La contaminación ambiental se agrava si no se ventila lo suficiente y la temperatura es elevada.

Los efectos sobre la salud varían mucho dependiendo de las condiciones ambientales, de cuánto dure la exposición y de la sensibilidad y estado de salud de cada persona. A falta de estudios más profundos y en ausencia de límites legales, sea precavido. Éstos son los consejos de OCU-Salud:

  • No use sólo la ventilación forzada; deje que el aire fresco corra por el interior del coche, conduciendo con las ventanas bajadas de vez en cuando, si el tráfico no es denso.
  • Apague el circuito de ventilación cuando atraviese un túnel.
  • No se pegue a otros vehículos para evitar recoger la contaminación que desprenden.
  • Procure aparcar siempre a resguardo del sol; si no es posible, cubra los cristales con paneles reflectores. Cuando desaparque, baje las ventanas y deje correr el aire.
  • No fume dentro del coche.
  • No use ambientadores pues no sólo no purifican el aire sino que le añaden sustancias químicas irritantes, alergénicas y potencialmente tóxicas. Si le resultan imprescindibles, recuerde que no reemplazan una buena higiene y una adecuada ventilación.
  • Mantenga limpios los filtros del sistema de ventilación y del aire acondicionado.
  • Sea especialmente cuidadoso:
    • durante los seis primeros meses de uso de un coche nuevo;
    • cuando viaje con niños, embarazadas, ancianos o enfermos (sobre todo personas con alergias o enfermedades respiratorias);
    • si pasa muchas horas al día subido en un coche.

Imprimir Enviar por email