Informe

Tarifas especiales de transporte, cada ciudad es un mundo

21 mayo 2015
Tarifas transporte

21 mayo 2015

Los precios de los medios de transporte publico especiales poco tienen que ver entre sí en las ciudades de nuestro país. Ni siquiera se establecen los mismos criterios para delimitar quién es joven o quien ya no es un niño, la única pauta común que encontramos es que cada ciudad es un mundo.

Personas mayores

Si las tarifas que se les cobran a niños y jóvenes resultan bastante dispares entre ciudades, al menos en el caso de las personas mayores las tarifas parecen más homogéneas y las condiciones más generosas. En caso de existir un abono para jubilados y otro juvenil, el coste del destinado a los mayores suele ser inferior al de los jóvenes.

En todas las ciudades que OCU ha analizado había una tarifa pensada para jubilados a la que podían acceder siempre a partir de los 65. Aunque en bastantes casos también podían disfrutarlas los pensionistas de más de 60 años.

La única discrepancia entre ciudades está entre las que ofrecen una tarifa bonificada a todos los jubilados sin considerar su renta, como Madrid o Bilbao; y las que sólo son aprovechables si los ingresos del beneficiario son bajos, como ocurre en Barcelona.

En cualquier caso, los criterios económicos son muy diferentes entre ciudades. En Alicante dan 300 euros en viajes al año, y superada esa cifra se pagarían 15 euros más por cada 30 euros de gasto. En Córdoba se paga 1 euro al mes y en Tarragona 10 euros por todo el año.

En Vigo pueden utilizar gratis el autobús los mayores con ingresos por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (unos 9.000 euros), mientras que en la vecina Orense dejan de viajar gratis a partir de 1,5 veces el IPREM (unos 11.000 euros).

Otras localidades marcan más de dos niveles (tarifa subvencionada / tarifa normal), de modo que puede haber tarifa gratuita, tarifa subvencionada y tarifa normal, como pasa en Barcelona.

En Madrid y Bilbao no se distingue por renta, sino que todos tienen una tarifa subvencionada. Valencia sigue el mismo esquema, pero es un sistema más generoso, pues la tercera edad puede comprar un abono anual por sólo 18 euros.

En Sevilla hay una tarjeta gratuita que sólo implica pagar 1,5 euros en concepto de gastos de emisión, para pensionistas que cobren menos de 1.500 euros al mes. Si superan esa cifra, también viajan gratis viajar, pero la expedición de la tarjeta pasa a costar 15,5 euros.

En Valladolid, Murcia, Zaragoza o Vigo hay gratuidad para los que cobran rentas bajas, y el resto no tienen derecho a descuento. En Málaga hay dos niveles, uno de gratuidad y otro con tarifa subvencionada en función de la renta.