Informe

Taxi, Uber y Cabify: pros y contras

03 abril 2018
Taxi, Uber, Cabify

03 abril 2018

Los taxis y empresas privadas de vehículos con conductor (VTC) están inmersos en una guerra comercial. Con el objetivo de comprobar qué hacen para conquistar al cliente, realizamos un estudio de 173 viajes en taxi o vehículo Uber X y Cabify. La competencia es buena para el consumidor, pues obliga a ofrecer mejor servicio y precios variados, pero siempre que las reglas del juego sean las mismas para todos. 

Lo peor y lo mejor, precio aparte

Sin duda, los coches VTC, y muy especialmente Cabify, tienen bastantes puntos fuertes, pero los taxis parecen haberse puesto las pilas. De hecho, los rodeos se han reducido drásticamente respecto a estudios anteriores, y en Madrid, que es la única ciudad donde hay tres operadores, los taxis ocupan el mejor puesto.

 Taxi, Uber, Cabify

Cabify gana la carrera

En términos generales, nuestra experiencia nos dice que gana Cabify, seguida de los taxis y con Uber en el puesto de cola. ¿Qué gusta más de Cabify? El impecable aspecto interior de sus vehículos, la buena conducción y la gestión automática de la factura.

En favor de los taxis hay que destacar la buena disposición ante las peticiones del cliente, la visibilidad y la disponibilidad, mientras que de Uber gustan los interiores y la buena disposición del conductor, pero no así la elección del itinerario y otros aspectos relacionados con el inicio de la carrera y con la factura (la app genera una factura automática, pero pobre en datos).

Los pasajeros de Barcelona, los más satisfechos

Entre las ciudades estudiadas, el viajero de Barcelona es el que tendrá la impresión de tener mejor servicio, sensación que también experimentará un poco en menor medida en Málaga y en La Coruña. Y estará bien servido independientemente de la fórmula que elija (en La Coruña, de hecho, solo hay una, los taxis de toda la vida).

En el otro extremo, se encuentra Zaragoza con pasajeros menos satisfechos. En esta ciudad, un taxi libre rechazó llevarnos para un viaje corto, algo que los taxis tienen prohibido por ser un servicio público (además, dos veces nos encontramos vacía la parada del aeropuerto).


Imprimir Enviar por email