Informe

GLP, GNC: coches a todo gas

01 marzo 2017
coches con gas

01 marzo 2017

Si quieres un coche que tenga una etiqueta ambiental “ECO” tienes que tener un híbrido o un coche que funcione con GLP o GNC. ¿Pero sabes lo que significan estas siglas? En cualquier caso, no son la panacea, tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Te decimos cuáles son para que lo tengas claro antes de comprar.

Ejemplos de ahorro

¿Qué diferencia de precio supone tener un coche que circule con GLP, GNC o gasolina a la hora de repostar? Lo vemos con unos casos reales. 

  • Ejemplo de ahorro con GLP. El Opel Zafira de gasolina cuesta 21.070 y con GLP 22.384 es decir, 1.314 euros más caro. Si el consumo homologado es de 6,9 l/100 en el modelo de gasolina y de 9,2 en versión GLP, después de recorrer 50.000 km, habríamos gastado 2.760 euros en GLP o 4.312 euros en gasolina, es decir, ya lo habríamos amortizado. Con los precios actuales estimamos un ahorro de aproximadamente 30 euros cada 1.000 km.
  • Ejemplo de ahorro con GNC. El precio de un Mercedes Clase B 200 en su versión gasolina es de 31.750 euros, y en versión gas natural, 33.300 euros, 1.550 más caro. Si los consumos son de 5,7 litros a los 100 de gasolina o de 4,4 kg a los 100 de gas natural, vemos que después de recorrer 50.000 km, habríamos gastado 3.562 euros en gasolina y 2.040 euros en gas, es decir, nos ahorraríamos aproximadamente 30 euros a los 1.000 km, compensando el gasto extra inicial

Con estos casos prácticos, vemos de una manera evidente el ahorro que supone tener un coche que circule con gas. 30 euros cada 1.000 km es una cantidad importante a tener en cuenta, para decidirse por un coche u otro. Y no solo por el ahorro sino también por la ventaja de tener coches con etiqueta “ECO”.