Informe

Así se manipulan los precios de los carburantes

12 febrero 2013
Manipular precios

12 febrero 2013

Repostar los lunes es más barato. La CNE lo ha denunciado en varias ocasiones, pero las principales cadenas de venta de carburantes, que acaparan el 69% del mercado, manipulan los precios al unísono, hasta el punto de que en el sector apenas existe la competencia.

Liberalización: un paso insuficiente

Escuchando la voz de diversos actores, entre ellas las de la OCU, el Gobierno ha aprobado medidas para aumentar la competencia en el sector de los hidrocarburos.

El objetivo es que haya más competidores en el mercado, con la lógica competencia de precios, para romper una dinámica insana en la que la evolución de precios de las principales cadenas resulta simétrica y se dan distorsiones aberrantes como el efecto lunes.

El problema es que estas medidas no solo no van a aumentar la competencia, sino que pueden acentuar la concentración del negocio en unas pocas manos.

En qué consisten las medidas aprobadas

  • Prohibir cualquier tipo de recomendación de precios a los minoristas por parte de los distribuidores.
  • Facilitar la apertura de estaciones de servicio en centros comerciales, establecimientos de ITV y zonas industriales.
  • Facilitar el acceso de todos los distribuidores a las instalaciones fijas de almacenamiento y transporte de productos petrolíferos.
  • Aumentar la transparencia en el funcionamiento y utilización de dichas instalaciones.

Estas medidas sí que pueden aumentar la competencia, aunque sus efectos pueden tardar en notarse.

Por qué son insuficientes

El problema es que estas medidas no conseguirán que el peso de las grandes compañías disminuya significativamente. 

La normativa establece en una disposición transitoria que los operadores con cuota de mercado superior al 30% no podrán incrementar el número de gasolineras en que distribuyen. Esta sí que sería una manera de limitar el poder de las grandes compañías, si no fuese por esta matización:

"No obstante lo anterior, podrán renovarse a su expiración los contratos preexistentes aunque con ello se supere la cuota de mercado anteriormente expresada".

Esta cláusula permite que todo se quede tal como está. Si tomamos como referencia el gasóleo A, Repsol (que incluye a Campsa) supera el 30% de cuota en todas las provincias (excepto Almería, Santa Cruz de Tenerife, Ceuta y Melilla). En 22 de ellas supera incluso el 50%, según datos recabados por la Comisión Nacional de la Competencia.

Repsol, Cepsa y BP copan el mercado y alcanzan una cuota conjunta del 69% a nivel nacional, un grado de concentración muy superior al de otros países de nuestro entorno. Estas tres grandes compañías, especialmente Repsol, no tendrán problemas en mantener su posición.

El resto de compañías tiene una presencia muy inferior y además no cuentan con refinerías propias, por lo que están en una posición de debilidad que no cambia con las medidas aprobadas por el Gobierno.