Consejos

Mareo en los viajes: cómo actuar

01 abril 2015
mareo en los viajes

01 abril 2015

Muchos niños (y bastantes adultos) pasan un mal rato en los viajes por culpa del inoportuno mareo. Una sensibilidad excesiva está detrás de la cinetosis, nombre técnico del mareo que sufrimos en coches, trenes, barcos o atracciones. Unos consejos para prevenirlo y combatirlo.

Para muchos, el desplazamiento que es la antesala de las vacaciones se convierte en un mal rato, por culpa de las náuseas y mareos. La cinetosis o mareo por movimiento se produce en los distintos medios de transporte y es provocado por una estimulación excesiva de las estructuras internas del oído que regulan el equilibrio. Según los casos puede provocar palidez, sudor frío, náuseas con y sin vómitos, agitación… 

Son los niños quienes más lo sufren, pero también muchos adultos. Las mujeres parecen ser más sensibles que los hombres a este trastorno, sobre todo durante el embarazo o durante la menstruación. Un cuarto de hora después de la llegada al destino, ya parados, los síntomas empiezan remitir. Hasta entonces, unos consejos nos ayudarán a evitar problemas.

Lo mejor, viajar mirando hacia delante

Hay algunas medidas que se pueden adoptar para mantener lejos estas molestias. Intentar evitar la causa que produce el mareo, favoreciendo el que los diferentes sentidos capten el movimiento simultaneamente.

  • Siéntate en el sentido de la marcha, en los asientos más estables del vehículo.
  • Mira hacia adelante, o fija la mirada en objetos lejanos. Nada de leer, mirar el móvil...
  • Abre un poco la ventanilla: algo de aire fresco minimiza el problema.
  • Procura distraerte (música, conversación, un juego…).
  • Hay que prever algunas paradas, sobre todo si el viaje es largo.
  • Bebe poco y a pequeños sorbos.
  • Para comer, lo mejor es algo ligero, preferiblemente alimentos secos, como galletas o colines.

Soluciones de farmacia

Si te mareas mucho, o tu hijo pasa siempre un mal rato en los viajes, existe la posibilidad de recurrir a algún medicamento. Ahora bien, hay que tomarlos antes del viaje (preferiblemente una o dos horas, y como mínimo media hora antes), no cuando aparezcan los síntomas.     

  • Medicamentos. Los de primera elección para el tratamiento del mareo cinético son los antihistamínicos de primera generación (los que tienen dimenhidrinato como principio activo). Los puedes encontrar en comprimidos, supositorios o chicles, solución oral o jarabe, bajo el nombre comercial de Biodramina o Cinfamar. Las soluciones orales o jarabes pueden tomarlas los niños desde los dos años, pero para los chicles hay que esperar a que tengan 6 años. En cualquier caso, conviene consultar con el pediatra, porque estos medicamentos tienen efectos secundarios. La principal consecuencia es la somnolencia o sedación leve, que podría ser incluso una ventaja. Estos medicamentos interactúan con muchas medicinas, y están contraindicados en algunos casos: si sigues algún tratamiento, consulta antes al médico o farmacéutico.
  • No deben usarse para el mareo los antieméticos como domperidona (Motilium) o  metoclopramida (Primperan).Están indicados para otros trastornos que provocan náuseas, pero no sirven para el mareo por movimiento y además tienen muchas restricciones de uso por sus efectos adversos.

Otros remedios alternativos

Hay alternativas a los medicamentos: la mayoría no han probado su eficacia y algunos también tienen efectos adversos.

  • Pulsera antimareos. También se conoce como Seaband, o Bioband. Son brazaletes elásticos que cuentan con un botón rígido, colocado tres dedos bajo el pliegue de la muñeca, con la intención de “estimular” un punto concreto de acupuntura, el P6, que según la medicina tradicional china, está relacionado con el origen de las náuseas (algunos estudios han demostrado que la presión en ese punto puede producir beneficios...). Hay quien siente molestias porque la pulsera aprieta, pero se considera un remedio alternativo seguro.
  • Jengibre. La raíz del jengibre se utiliza tradicionalmente por sus propiedades antináuseas, la EMA (Agencia Europea del Medicamento) establece su uso para prevenir la cinetósis en adultos, pero no lo recomienda en niños, por falta de datos. Su uso puede producir efectos adversos gastrointestinales leves.
  • Homeopatía. La homeopatía no tiene efectos adversos, pero tampoco se ha probado su eficacia.

 

 

 


Imprimir Enviar por email