Informe

¿Qué son las bicicletas fixie?

06 marzo 2013
Fixies: bicis retro

06 marzo 2013

Es lo último en bicis urbanas. Son bicicletas sin marchas, de pedaleo continuo, muy simples y ligeras, con un aire antiguo y un poco retro. Te contamos sus ventajas y sus inconvenientes. 

Bicicletas sin marchas

Las fixies reciben su nombre de la expresión inglesa fixed gear, que podemos traducir como marcha fija. Y es que estas bicis no tienen cambio de marchas, sino que ruedan con un único piñón, anclado en la rueda trasera. De modo que cuando las ruedas están en movimiento, los pedales también lo están; y, del mismo modo, si paramos los pedales, pararemos la bici.

En realidad, son bicicletas parecidas a las de antes, cuando sólo llevaban marchas las bicis profesionales. Pero curiosamente han sido los mensajeros ciclistas de Nueva York los que las han puesto de moda, por su manejabilidad en espacios reducidos. De hecho, fueron ellos mismos quienes empezaron a montar las fixies a partir de cuadros de bicicletas de carretera y pintando luego las ruedas de colores, dándoles ese aire retro. 

5 Ventajas de la utilización de una bicicleta fixie

  • Son bicis muy ágiles y divertidas: las fixies permiten frenar con los pedales, pedalear marcha atrás o quedarse parado sin apoyar el pie haciendo equilibrio con tu cuerpo.
  • Son las bicicletas más ligeras que existen: no llevan cambio, ni suspensión, y algunas, ni siquiera frenos (aunque lo habitual es que lleven al menos el delantero).
  • Son bicis duras y de mantenimiento sencillo. Tienen menos piezas, por lo que su mecánica es más simple y se estropean menos.
  • Son las bicis que mejor aprovechan el esfuerzo del ciclista. No hay engranajes intermedios, por lo que la efectividad de la transmisión del esfuerzo es mayor.
  • Son bicis que mejoran el rendimiento muscular. Como no se puede rodar en punto muerto, las piernas siempre están en movimiento, acompasadas con la velocidad.

bicicleta fixie

¿Qué desventajas presenta una fixie?

  • Son bicis cansadas de conducir en trayectos largos y cuando hay cuestas. Al carecer de cambio de marchas que regulen el esfuerzo, a veces no hay más remedio que levantarse de la bici.
  • Son bicicletas que impiden descensos muy veloces: si la velocidad que coge la fixie es muy alta no alcanzaremos a mover las piernas tan rápido.
  • Son bicicletas inseguras las primeras veces. Si no se está a acostumbrado a una fixie, es habitual dejar de pedalear en un giro, parando involuntaria e inesperadamente la bici.
  • Son bicicletas bastante caras, para las pocas piezas que llevan. Ninguna baja de 300 euros y el precio medio ronda los 600 euros.

¿Qué es mejor piñón fijo o libre?

Antes de comprar una fixie, pruébala. Es probable que la disfrutes desde el primer momento, pero hay personas que no terminan de adaptarse al pedaleo continuo. Aunque para salvar esta circunstancia basta con instalar una rueda trasera con doble piñón reversible; es decir, una rueda con dos piñones, uno a cada lado: uno fijo y el otro libre. Así, simplemente, dándole la vuelta a la rueda trasera, podrás circular como siempre.

Si quieres ahorrar en la fixie y, sobre todo, si quieres darle un aire más personal, búscate un cuadro de una bici de carretera antigua y pide que te monten el resto a tu gusto.

Es importante que elijas bien la forma del sillín y del manillar, ya son los factores que más influyen en tu comodidad.

Y verifica que la bici incluye al menos el freno delantero: garantiza tu seguridad.