Informe

Razones para moverte en bici por tu ciudad

01 febrero 2016
Bicicletas

01 febrero 2016

Desplazarse en bici por la ciudad está de moda. Ya sea por economía, salud o diversión, cada vez son más los que cambiar el coche o el transporte público por la bicicleta. Entrevistamos a cinco entusiastas de la bici, que la usan a diario para ir a trabajar, o lo que se tercie.

Esther: "Mi bici es sagrada"

Esther lleva ya un lustro utilizando la bici de manera habitual. Esta joven mamá pedalea cada día 20 kilómetros para ir de casa al trabajo y del trabajo a casa. Asegura que merece la pena, porque "haces ejercicio, liberas tensiones, generas endorfinas, llegas de buen humor al trabajo...". Vamos, que todo son ventajas.

¿Por qué vas a trabajar en bici?

Para compaginar la vida laboral y familiar. Así me da tiempo a recoger a mis tres niños del cole.

¿Desde cuándo la utilizas?

Desde hace cinco años.

¿La usas todo el año?

Todo el año, sin excepciones.

¿Crees que ahora hay más ciclistas que hace unos años?

Sí, sin duda. De no ver a nadie he pasado a cruzarme, en la ida por ejemplo, con 6 o 7 ciclistas. Quizá el detonante sea tratar de economizar, lo que pasa es que una vez que lo pruebas, engancha, y el motivo económico pasa a un segundo plano.

Además de para ir al trabajo, ¿para qué más utilizas la bici?

Para perderme por Madrid y alrededores.

¿Dónde la aparcas?

En el trabajo, en el garaje. En mi casa, dentro de casa. Mi bici es sagrada.

¿Has tenido algún percance?

Me caí el año pasado. Nevaba y la rueda de delante desapareció. Me dieron puntos en la barbilla, pero nada más. Recuerda, tu mano izquierda, con lluvia o con nieve, sólo empuña el manillar. No frenes.

Alguna anécdota curiosa.

Resulta increñible de por sí que los coches se midan con una bici, poco más que eso.

¿Está tu ciudad preparada para poder utilizar la bici?

En absoluto.

¿Qué cambiarías?

Es necesaria una mayor concienciación y un  replanteamiento del carril-bici urbano, ya que el actual está anticuado. No entiendo que haya que separar al ciclista de la circulación real, da una sensación de falsa seguridad.

¿Cómo animarías a alguien a aficionarse a desplazarse en bici?

Diciéndole que es un rato sólo para ti. Haces ejercicio, liberas tensiones, generas endorfinas, llegas de buen humor al trabajo, te mantienes en forma, no hay gasto económico, llegas antes, la perspectiva de lo que te rodea cambia... Y seguiría dando argumentos, pero el espacio es limitado.