Informe

Tipos de antirrobo para la bici

26 marzo 2018
antirrobo de bicicletas

26 marzo 2018

Si no quieres encontrarte con sorpresas desagradables cuando vayas a coger tu bicicleta, te recomendamos que uses un antirrobo adecuado. Hay de diferentes tipos y precios además de novedosos dispositivos vinculados a una app que pueden localizar tu bici en caso de robo. Te los mostramos.

Tipos de antirrobos

Tanto si dejas la bici en la calle como si la aparcas en un parking es conveniente que extremes las medidas de seguridad. Las bicis se han convertido en un objeto de valor que resultan cada vez más atractivas para el amigo de lo ajeno. No lo permitas poniendo remedio.

Qué antirrobo se merece tu bici

Existen diferentes tipos de antirrobos para bicicletas en el mercado. Su precio varía según su nivel de seguridad que depende principalmente de:

  • El material empleado en su fabricación.
  • Su grosor o espesor.
  • El buen diseño de las zonas donde hay ensamblajes (para evitar extracciones).
  • El sistema de cerradura. En las cerraduras de alta seguridad, por ejemplo, se entrega una tarjeta que incluye un código imprescindible para obtener llaves suplementarias. Algunos antirrobos también tienen un sistema de cierre automático: la pieza encaja y el antirrobo queda cerrado en un clic automáticamente. Para abrirlo será necesario hacer uso de la llave o del código, según sea el sistema de cerradura.

Aparca bien tu bici y usa el antirrobo

Solicitamos más aparcamientos de bicicletas. El más aceptado y recomendado en Europa por su seguridad y comodidad es el soporte de tipo U-Invertida o sus variantes. La figura muestra la forma correcta de atar la bicicleta al soporte con tu antirrobo:

Además, existen dispositivos vinculados a una app, que permiten geolocalizar tu bicicleta robada mediante un sistema GPS. Si utilizas este sistema es imprescindible que el dispositivo no se vea, ya que sino el ladrón podría quitarlo fácilmente y de nada serviría tener el dispositivo.

A continuación te detallamos los tipos de antirrobos más habituales

De cable o espiral

Tipos de antirrobos

Precio: Bajo, de 5 a 35 euros

Se las conoce como de cable o espiral. Ofrecen un bajo nivel de protección por lo que son recomendables para sujetar accesorios a la bicicleta e impedir el robo de los mismos. No son una buena opción para proteger nuestra bicicleta frente a robos si no la tenemos a la vista. En cambio, sí que resulta útil para evitar el robo de las ruedas o del sillín sujetándolos al cuadro de la bicicleta.

Algunos utilizan una cerradura con llave mientras que otros emplean un mecanismo de cierre mediante código.

Ventajas:  

Son flexibles, ligeros y tienen una buena longitud.

Inconvenientes:

Es fácil cortar el cable, ofrecen poca seguridad.

De arco, horquilla o en U

antirrobos bici

Precio: de 25 a 100 euros

Antirrobos de arco también llamados de horquilla o en U. 

El precio varía, dependiendo de la longitud del asa y del nivel de seguridad. Los de 15 cm de longitud permiten anclar el cuadro de una bicicleta a un punto fijo. Los de mayor longitud (unos 30 cm) permiten anclar dos bicicletas a un punto fijo o atar el cuadro y la rueda de una bicicleta a un punto fijo. Algunos modelos incluyen un soporte que se instala en la bicicleta para facilitar el transporte del antirrobo.

Ventajas:

Ofrecen un alto nivel de protección frente a robos.

Inconvenientes:

Son pesados, entre 1 y 1,5 kg de peso. Al ser rígidos y de diámetro limitado, los puntos fijos a los que puedes anclar la bicicleta quedan restringidos. No valdrían para sujetar la bicicleta a una barra gruesa.

Antirrobo de cadena

 antirrobos bicicleta

Precio: 30 – 130 euros

El precio del antirrobo de cadena varía en función del nivel de seguridad que suele ser medio-alto en este tipo de antirrobo. La longitud habitual es de unos 90 cm, lo que permite anclar hasta dos bicicletas a un punto fijo o también el cuadro y la rueda de una bicicleta a un punto fijo.

Ventajas:

Son casi tan seguros como los antirrobos de arco. Son flexibles y su longitud ofrece más posibilidades para el anclaje a ciertos puntos fijos, una barra gruesa, por ejemplo. Se pueden enrollar alrededor de la tija del sillín para un transporte más cómodo, no hace falta un soporte específico.

Inconvenientes:

Son más pesados aún que los antirrobos de horquilla debido a su mayor longitud. 

Antirrobo plegable

Tipos  antirrobos 

Precio: de 35 a 100 euros

Su nivel de seguridad es medio. Normalmente tienen la longitud suficiente (entre 75 y 120 cm) para anclar el cuadro y la rueda de una bicicleta a un punto fijo o el cuadro de dos bicicletas a un punto fijo.

Ventajas:

Al ser plegables son fáciles de transportar, algunos modelos también incluyen un mecanismo de sujeción a la bicicleta. Son flexibles y su longitud ofrece más posibilidades para el anclaje a ciertos puntos fijos.

Inconvenientes:

Por su nivel de seguridad muchos de estos candados solo están recomendados para paradas de corta duración. Resultan caros para el nivel de protección que ofrecen. Son pesados, entre 1 y 1,5 kg de peso.

Candados para marco

Precio: de 20 a 50 euros

Más que un antirrobo se trata de un inmovilizador. Anclan la rueda al marco para evitar que la bicicleta se pueda usar, pero no impiden que alguien coja la bicicleta y se la lleve para luego quitarle tranquilamente el candado en otro lugar.

Ventajas:

Resultan útiles para evitar el robo de la rueda si se combinan con otro candado que permita el anclaje de la bicicleta a un punto fijo. Resultan poco aparatosos y son bastante ligeros (unos 500 g).

Inconvenientes:

Como antirrobo para la bicicleta ofrece un nivel de protección muy bajo, aunque parar evitar el robo de accesorios el nivel de protección es bajo o medio. Resultan caros para el nivel de protección que ofrecen.

Más vale prevenir

Tipos de antirrobos para las bicis

Te aconsejamos que seas precavido y hagas caso de estos 10 consejos que te ayudarán a prevenir el robo e incluso a recuperar tu bicicleta si le has perdido el rastro:

  • Cuando compres una bicicleta guarda siempre el ticket de compra e incluso una versión escaneada del mismo por si con el paso del tiempo el original resulta ilegible. Anota también todos los detalles que puedas sobre la misma: marca, modelo, color, número del cuadro, etc. y sácale una foto.
  • Registra tu bicicleta. La Red de Ciudades por la Bicicleta junto con la DGT, la policía local y unos 50 ayuntamientos participan en Biciregistro.es, un registro de bicicletas válido en todo el territorio nacional. El coste de registro es de 7 euros que incluyen un kit de marcaje si te encuentras en alguno de los ayuntamientos adheridos.
  • Valora la opción de que tu seguro del hogar incluya el robo de tu bicicleta o incluso la posibilidad de contratar un seguro específico si tu bicicleta tiene un alto valor económico. Es posible que el seguro exija que utilices un antirrobo con un determinado nivel de seguridad. Conserva también el ticket de compra del mismo.
  • Deja tu bicicleta en un lugar a la vista de los transeúntes. 
  • Utiliza un antirrobo para bicicletas. Cuanto más cara sea la bicicleta y más largas sean tus paradas más dinero tendrás que invertir en él.
  • Cuando aparques la bicicleta sujétala a un punto fijo que sea al menos tan resistente como el antirrobo que utilizas.
  • Para que la bicicleta esté bien sujeta opta por un antirrobo que te permita anclar la rueda y el cuadro a un punto fijo. Es más seguro que sujetar solo el cuadro.
  • El antirrobo siempre debe quedar en alto y nunca debe tocar el suelo. Así al ladrón le costará más llevarse la bicicleta porque no puede apoyar la herramienta en el suelo para hacer fuerza.
  • Consulta la ordenanza municipal sobre el estacionamiento de bicicletas. Muchos municipios prohíben el anclaje a farolas, señales de tráfico, aparcamientos vinculados al sistema público de alquiler de bicicletas, árboles o mobiliario urbano. Otros permiten el anclaje a mobiliario urbano, pero solo bajo determinadas circunstancias: que no haya una zona adecuada de estacionamiento de bicicletas o que esté completa y la siguiente esté muy alejada, por ejemplo. En muchos casos, tampoco es posible estacionar la bicicleta en paradas de transporte público, salidas de emergencia y además se establecen condiciones que garanticen la adecuada circulación de los peatones cuando se estaciona la bicicleta en la acera.
  • Si guardas varias bicicletas en casa y no tienes un punto fijo al que sujetarlas, conviene al menos encadenarlas juntas. Al ladrón le resultará más difícil llevarse las bicicletas porque al estar juntas tiene que transportar más peso de una sola vez.
  • En caso de robo, pon una denuncia en la policía. Eso sí, asegúrate antes de que no se la hayan llevado los servicios municipales por estar mal estacionada. También puedes buscarla tú mismo en webs de segunda mano, por ejemplo, por si el ladrón está intentando venderla.
Aparcamientos para bicis

La falta de infraestructuras ciclistas es uno de los principales motivos para no usar este medio de transporte, según nuestra encuesta realizada en diez capitales de provincia. Además las valoraciones de los aparcamientos específicos para bicis son siempre negativas.

¿Cómo debe ser un aparcamiento para bicicletas?

El aparcamiento ideal para bicis debe tener unas características determinadas, como que sea cómodo, seguro y próximo a nuestro punto de destino.

El soporte de tipo U-Invertida o sus variantes es actualmente el más aceptado y recomendado en Europa por su nivel de seguridad y comodidad. La figura muestra la forma correcta de atar la bicicleta al soporte:

 

 cómo atar una bici a un palo

  • En España, no se recomienda la utilización de los aparcabicis con soportes de rueda en la vía pública debido a la baja seguridad que ofrecen frente al robo.
  • La ubicación también es importante, el aparcamiento debe encontrarse en un lugar a la vista de los transeúntes y debe estar accesible: a menos de 75 m del destino para paradas de larga duración y a menos de 30 m para las de corta duración.
  • Debe contar con espacio suficiente para que el usuario pueda maniobrar y anclar la bicicleta.
  • No está de más que cuente con un sistema de protección frente al sol y la lluvia.
  • Deberían valorar alternativas como servicios de consigna o guardabicis con control de acceso y aparcamientos videovigilados en las estancias de larga duración como el lugar de trabajo o de estudios o en las estaciones de transporte público, por ejemplo.