Informe

Bicicletas: una guía para elegir con acierto

02 julio 2020
Bicicletas

Para disfrutar más de la bicicleta y conseguir que te dure más tiempo, es bueno que realices regularmente una buena limpieza y mantenimiento de sus piezas. Sigue nuestros consejos.

Mantenimiento y limpieza de tu bici

Mantener tu bicicleta a punto requiere cierta atención. Conviene revisarla antes de hacer una salida larga, limpiarla al regresar y engrasarla periodicamente. Te damos los detalles.

¿Qué debes revisar antes de salir con tu bicicleta?

Antes de salir al campo o la carretera con tu bici, conviene revisar que todo está a punto, pues los desajustes de frenos, cadena, marchas, etc. pueden hacer el pedaleo incómodo y hasta podría haber riesgos.

Los frenos

Antes de ponerte en marcha, aprieta los frenos y asegúrate de que obedecen bien a la presión y detienen la bicicleta con seguridad. Observa que los cables están fuertes, las zapatas no tienen demasiado desgaste y que no hay ninguna suciedad o elemento extraño que entorpezca el funcionamiento.

Los neumáticos y ruedas

Comprueba la presión y ajústala según tu peso. La adecuada suele estar entre 2,5 y 4,5 bares, pero mejor compruébalo en la propia rueda donde normalmente está indicado. Ten en cuenta que un ciclista más pesado debe llevar mayor presión en sus neumáticos que otro que pese menos.El terreno también influye: para rodar en carretera, se requiere más presión que en vías accidentadas. Un neumático muy inflado puede sufrir un reventón si pilla un bache o una piedra.

Asegúrate también de que el tornillo  que la sujeta a la horquilla está bien apretado o la palomilla cerrada, porque si la rueda llegara a soltarse mientras montas podrías tener una caída seria.

bicicleta-revisar-presion-ruedas

La cadena

Compruebe que esté limpia y bien tensada. Con la bicicleta puesta del revés, mueve los pedales adelante y atrás para estar seguro de que todos los engranajes corren bien. Si se mueve con alguna dificultad, usa un lubricante.

bicicleta-engrasar-cadena

El sillín y el manillar

Súbete y prueba que su altura e inclinación te resultan cómodas para pedalear y también cuando estás parado. Asegúrate de que están bien sujetos, con las palomillas apretadas. Si el sillín se colara de repente hacia abajo o  el manillar se soltara podrías tener un accidente.

Las herramientas

Conviene que lleves una bomba de inflar, un kit de reparar pinchazos, unas llaves Allen y una llave inglesa que se pueda ajustar a diferentes tamaños de tuerca. te servirán para arreglar la cadena, desmontar los neumáticos, ajustas los frenos, etc.  

bicicleta-herramientas

¿Cómo limpiar una bicicleta?

Y al regresar, una limpieza siempre viene bien. La mayoría de las piezas de la bicicleta son de metal y la humedad es uno de sus enemigos. Es mejor hacerla enseguida, porque la suciedad reciente sale más fácilmente que si la dejas secar.

Limpieza

Vas a necesitar agua, detergente para lavar platos o champú de lavar coches, esponja, paños para secar y un cepillo para llegar a los lugares difíciles. Procede así:

  • Retira el barro con ayuda del cepillo en los lugares difíciles.
  • Rodea la cadena con un paño empapado en agua con detergente y mueve los pedales para asegurar que la limpieza llega a todas partes.
  • Dale la vuelta a la bicicleta para que salga el agua de los engranajes y las juntas y pasa un paño seco para retirar la humedad que quede.

Engrasado

Es una operación que debes repetir siempre que hayas limpiado tu bicicleta. Aplica el lubricante sobre la cadena, las juntas, palancas y cables de freno. Procura retirar el exceso con un paño para que no se pegue suciedad a la grasa al utilizar la bici de nuevo. Ten cuidado y evita que el lubricante entre en contacto con las cuñas o las pastillas de freno, pues puede disminuir mucho su eficacia al hacerlas resbaladizas.

Cómo limpiar la bicicleta eléctrica

En general, debes seguir los mismos pasos de mantenimiento que hemos explicado: comprobar la presión de los neumáticos, y los cables y pastillas de freno antes de ponerte en camino.

Igualmente, las piezas móviles deben estar limpias y bien engrasadas, pero debes tener precaución y evitar el agua a presión para que no se mojen los componentes eléctricos  que pueden no ser totalmente estancos. Asegúrate de secar bien esos componentes antes de volver a recargar tu batería.