Noticia

Pechugas de pollo: la apariencia importa

19 febrero 2013 Archivado
Pechugas de pollo

19 febrero 2013 Archivado

La Universidad de Zaragoza está desarrollando un envase inteligente que alargue la vida útil de los alimentos. Necesitan tu ayuda: te proponen una encuesta en la que debes juzgar el aspecto de unas pechugas de pollo envasadas. ¿Te las llevarías a casa o desconfiarías?

Paseas por los pasillos del supermercado en busca de carne y te decides por la comodidad de una bandeja ya envasada. ¿Por qué no unas pechugas de pollo? Es entonces cuando te fijas en el aspecto para escoger una bandeja de entre las muchas que tienes a mano.

Debido a su alto contenido en agua y a la cantidad de microbios que puede tener, la carne de pollo es mucho más perecedera que la de vaca o la de cerdo. Las apariencias importan y el sector lo sabe, por eso intentan alargar el tiempo de conservación óptima de la carne. 

A menudo se incluye un papel que absorba los jugos y evite así un caldo de cultivo para bacterias. También es habitual su envasado bajo atmósferas modificadas.  

Pero es posible ir más allá. La Universidad de Zaragoza está intentando desarrollar un envase inteligente que alargue la vida útil de los alimentos. Para conseguirlo hay que superar dos escollos: 

  • seguridad alimentaria: que aunque se rebase una determinada fecha, el producto siga siendo inocuo (sin bacterias ni residuos peligrosos).  
  • condiciones organolépticas: que aunque se rebase una determinada fecha, el producto conserve un buen olor, sabor y aspecto.

La Universidad de Zaragoza ha comprobado que diferentes combinaciones de envases y tiempos de almacenamiento refrigerado dan como resultado productos seguros, con cantidades de bacterias no preocupantes y sin patógenos. Primer escollo superado.

Ahora toca sortear el segundo: comprobar que el aspecto del alimento sigue siendo apetecible. Para conseguirlo necesitan la ayuda de los consumidores, tu ayuda. 

Esta encuesta online te mostrará varias fotos de pechugas de pollo envasadas.

Tú tendrás que decidir si escogerías esa bandeja para llevártela a casa o si preferirías otra. De nada sirve que un pollo esté en perfectas condiciones para ser consumido si luego va a ser rechazado por su aspecto por el consumidor.


Imprimir Enviar por email