Noticia

La leche de cabra tampoco es apta para los alérgicos

03 agosto 2016
Alergia leche de cabra

03 agosto 2016

Si tu hijo es alérgico a la leche de vaca y has pensado en esta otra alternativa, SEICAP desaconseja para su alimentación la leche de cabra y sus derivados ya que, al compartir muchas proteínas similares, puede provocar reacciones alérgicas de extrema gravedad. 

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) avisa en una notificación que la leche de cabra y sus derivados puede estar contraindicada para niños alérgicos a las proteínas de la leche de vaca.

Una alergia sobre todo infantil

La alergia alimentaria es un problema de salud cada vez más frecuente. Los alimentos y productos que están implicados son muy numerosos. Por eso se trata de un problema de salud con importantes consecuencias familiares, económicas y psicológicas.

En España, las frutas son el primer alimento causante de alergia, seguido de los frutos secos, los mariscos y los pescados. En niños españoles, las alergias alimentarias más frecuentes son la leche y el huevo.

La frecuencia de consumo de alimentos es un factor de riesgo acorde con la sensibilización. Por ejemplo, en Japón se aprecia principalmente alergias al pescado y al arroz, al cacahuete en EEUU, al tomate y al trigo en Italia. Las modificaciones en los hábitos alimentarios, nos predisponen a nuevas alergias, como puede ser la llegada de frutas exóticas a nuestras mesas, como el kiwi, el aguacate, el mango o la papaya, o el empleo en alimentos procesados de harinas, semillas o aceites de lino o sésamo.

Las alergias alimentarias tienen un fuerte componente según la edad, las alergias presentes en los niños son más abundantes que en adultos. En éstos últimos principalmente están más asociadas a frutas y verduras, mientras que en niños se asocian con alimentos procedentes del mundo animal.

Alergias cruzadas

Los alérgenos son proteínas específicas presentes en los alimentos. Dentro de los alimentos existen miles de proteínas, pero solo unas pocas son consideradas como alérgenos; y para ser más exactos, la capacidad alergénica recae únicamente en una pequeña porción de la proteína.

El sistema inmune reacciona frente a aquellas proteínas del alimento a las que es alérgico, pero también puede reaccionar frente a otros alimentos que tengan proteínas similares. De esta manera se habla de alergias cruzadas o para ser más exactos, de reactividad cruzada. Una persona alérgica a un alimento puede reaccionar también a alimentos similares, por ejemplo, desde el punto de vista alergénico, ciertas proteínas de la leche de vaca, cabra y oveja son similares.

Por eso se desaconseja a los alérgicos a las proteínas de la leche de vaca no sustituirla por leche de cabra; esto incluye, además de la leche los productos elaborados con ella como pueden ser los quesos.


Imprimir Enviar por email