Informe

La carne de pollo contiene bacterias

30 agosto 2016
Bacterias pollo

30 agosto 2016

Tras un análisis microbiológico de 42 pechugas de pollo, detectamos que esta carne contiene bacterias patógenas y algunas también resistentes a los antibióticos. Aunque son un peligro para la salud, la buena noticia es que no aparecen en grandes cantidades y que se pueden eliminar cocinando con higiene y pasando bien la carne. 

Bacterias psicrotróficas y patógenas

Bacterias psicrotróficas y patógenas

Los resultados muestran que el número de bacterias psicrotróficas, que es un indicador general de higiene, es aceptable en todas las muestras analizadas a las 24 horas de la compra, momento en que hicimos el análisis; no esperamos al límite de la fecha de caducidad para evitar hacer diferencias entre los productos envasados y los comprados a granel. A este respecto, descubrimos una ligera diferencia en el número de bacterias psicrotróficas, menor en los productos de bandeja que en los productos comprados a granel. Algo lógico porque los productos están envasados en una atmósfera modificada que retrasa el crecimiento de bacterias para aumentar su duración.

En cuanto a la E. coli, la Listeria y la Salmonella, no encontramos problemas graves en la gran mayoría de las muestras. La bacteria Campylobacter, por su parte se ha convertido en la nueva preocupación. Hemos encontrado un 88 % de muestras contaminadas con esta bacteria patógena frecuentemente implicada en intoxicaciones alimentarias en Europa que entraña riesgos de infección si el pollo se manipula mal o no se cocina lo suficiente. Si se cumplen estos requisitos no habrá problema ya que esta bacteria muere con facilidad a altas temperaturas

En el siguiente gráfico puedes ver el porcentaje de las bacterias psicrotróficas encontradas en las muestras analizadas ( cuanto menor sea su número, mayor será la higiene). Las otras bacterias buscadas son patógenas y los resultados, aunque no son alarmantes, dan razones para tomar precauciones:

Bacterias antibioticos pollo