Informe

La carne de pollo contiene bacterias

30 agosto 2016
Bacterias pollo

30 agosto 2016

Tras un análisis microbiológico de 42 pechugas de pollo, detectamos que esta carne contiene bacterias patógenas y algunas también resistentes a los antibióticos. Aunque son un peligro para la salud, la buena noticia es que no aparecen en grandes cantidades y que se pueden eliminar cocinando con higiene y pasando bien la carne. 

Claves para combatirlas

Claves para combatirlas

Los resultados de nuestro estudio muestran que con mucha frecuencia la carne de pollo está contaminada por bacterias patógenas. Además, también es fácil encontrar bacterias resistentes a antibióticos que pueden provocar infecciones mucho más difíciles de tratar. Por estos motivos, hay suficientes razones para tratar la carne de pollo con todas las precauciones posibles. Desde OCU aconsejamos:

  • No lavar el pollo ya que sólo puede facilitar el reparto de bacterias por la cocina y no sirve para eliminarlas.
  • Mantener limpia la cocina y lavar a fondo los instrumentos utilizados para cortar o preparar la carne de pollo antes de volver a usarlos.
  • Cocinar el pollo en profundidad. Nunca uses la carne de pollo para preparaciones semicrudas y verifica siempre que el centro se cocine bien, especialmente en productos picados, como hamburguesas o salchichas frescas.
  • Lavarse las manos, fundamental. La higiene es muy importante. Recuerda que debes lavarte muy bien las manos con jabón antes y después de manipular la carne cruda.