Guía de compra

Galletas para niños: guía de compra

análisis nutricional de galletas para niños

La oferta de galletas en los supermercados es enorme y elegir la mejor no es fácil. A los niños se les van los ojos detrás de los dibujos, los colores, el chocolate que se desborda, mientras que a los mayores nos queda la duda de si les estamos dando alimentos o golosinas. OCU compara la composición de más de 300 galletas para ayudarte a elegir.

Gran surtido, difícil elección

Hay muchos tipos de galletas, Hemos comprado galletas especialmente dirigidas a un púbico infantilñ, galletas de chocolate, de barquillo, rellenas de crema y también las más simples, las tipo maría, con dibujos atractivos para los niños en la propia galleta o en el envase. Muchas se venden en envases individuales para que sea más cómodo llevarlas al cole y tomarlas en el patio o en el parque a la hora de la merienda. Nuestro objetivo es determinar cuáles tienen una composición más saludable, cuáles son las mejores para los niños, y por eso eso hacemos este estudio, con el apoyo del Ministerio de Consumo,

Consulta el comparador de galletas

¿Qué tipo de galleta le das a tu hijo?

Al final hemos reunido 305 galletas y las hemos agrupado en 6 categorías. Cada una tiene unas características nutricionales particulares,que quedan bien reflejadas en su valoración Nutriscore.

La valoración Nutriscore se expresa a través de 5 colores y 5 letras: A de color verde oscuro es la mejor opción, E en color rojo la peor. Desde OCU consideramos que Nutriscore es un buen punto de partida para que el consumidor pueda tener una visión global de la contribución del alimento en su dieta. Por eso lo hemos utilizado en este comparador, para poder tener una visión global de la calidad nutricional de la galleta.

  • Galletas simples. Aquí se agrupan las galletas maría, redondas o rectangulares, con relieve, tostadas, de canela, con formas de animales, con siluetas de superhéroes, etc. De las 6 categorías de galletas, esta es la que tiene menor contenido en grasa, aunque no es nada despreciable (15%). A su favor, el bajo contenido en grasas saturadas (rondan el 2%), ya que en muchas recetas emplean aceite de girasol alto oleico. En este grupo es donde están las galletas con los mejores Nutriscore. Un producto tiene una A (es la única galleta de las 305 estudiadas que recibe una A, la mejor valoración Nutriscore posible); se trata de una galleta sin azúcares añadidos, pero con edulcorantes.
  • Galletas de barquillo rellenas de crema de sabor cacao, vainilla, nata, etc. Se caracterizan por su alto contenido en azúcares y en grasas; de hecho, la galleta con barquillo con la mejor valoración nutricional Nutriscore, una C, es porque se trata de una galleta sin azúcares añadidos. Sin embargo, las otras 4 galletas sin azúcares añadidos no llegan a esta valoración y obtienen una D.
  • Galletas con chocolate: con pepitas de chocolate o cubiertas de chocolate o con una tableta de chocolate por encima. Se podría decir que son las reinas de las galletas dirigidas al público infantil porque es el grupo más numeroso. En este grupo conviven las galletas con chocolate con leche, chocolate blanco e incluso negro. En estos casos, el tipo de chocolate empleado no tiene ninguna implicación nutricional: siguen teniendo niveles muy altos de azúcar y grasas. En este grupo, predomina la valoración Nutriscore con una E (la peor valoración posible).
  • Galletas de chocolate. A diferencia del grupo anterior, el chocolate forma parte de la masa de la propia galleta. Aparecen en el mercado como un producto a medio camino entre la sosa galleta sin nada y la explosiva galleta con chocolate. El resultado es una galleta cuya composición nutricional mejora ligeramente con respecto a la galleta con chocolate, sobre todo en el contenido graso, pues se asemeja a la galleta tradicional. El cacao en estas galletas supone tan solo un 5% de media, en algunos casos ni llega al 2%. Lo suficiente para darle un poco de color a la galleta, aunque en alguna también tienen que recurrir a colorantes, el E150d en concreto (este colorante está calificado como de los que se debe evitar).
  • Galletas sándwich. Son dos galletas que forman un sándwich de crema, normalmente de chocolate. La variedad en este grupo radica en el sabor del relleno: crema, chocolate, limón, etc., si la galleta es tradicional o de cacao, o, la última tendencia, si además están recubiertas de más chocolate. Su composición nutricional se asemeja bastante al de las galletas con chocolate, con una valoración nutricional mala.
  • Otras galletas. En este grupo variopinto hay galletas de hojaldre, bizcochos, rellenos a base de frutos secos, etc. Las recetas de elaboración son muy diferentes, pero desde el punto de vista nutricional son parecidas, ya que no superan la D.

Preguntas frecuentes sobre las galletas

¿Cuál es la galleta más saludable?

De las 305 galletas estudiadas, hay una que recibe una valoración A en Nutriscore: es una galleta tipo maría sin sal ni azúcares añadidos.

Por otro lado, las marcas Artiach y Cuétara han sacado una línea de galletas que denominan Cookienss, sin azúcares añadidos y sin edulcorantes, que se muestran más saludables que las versiones clásicas. En nuestro estudio contamos con 3 galletas Cookienss. Ahora bien, no hay que perder de vista que, aunque la composición nutricional ha mejorado, se trata de un producto que sigue siendo un alimento ultraprocesado. Su valoración B en Nutriscore ayuda a optar por esta versión, pero no justifica un consumo diario. Puedes ver todos los resultados en el

COMPARADOR NUTRICIONAL DE GALLETAS

¿Es necesario que sean tan dulces?

La receta base de las galletas se compone de harina, azúcar, huevos y un alimento graso (mantequilla o aceite). Por lo tanto, el azúcar forma parte de este alimento. Pero en algunas galletas el contenido en azúcar es exagerado, hasta el 53% del producto.

¿Realmente hace falta tanto azúcar? No, ni mucho menos. Y para muestra, un botón: encontramos galletas con solo un 1% de azúcar, lo que demuestra que es posible sacar al mercado productos con poco azúcar.

Es importante mirar bien la información nutricional y elegir las galletas con menor contenido en azúcar. La cantinela de que a los niños les gusta el dulce no es cierto, todo depende a lo que se les acostumbre. Si los fabricantes elaboran galletas con un contenido altísimo en azúcar, el paladar se acostumbra a ese umbral de dulzor. Pero si las galletas tienen niveles más razonables de azúcar, el paladar del consumidor se habituará sin problemas. Y todo eso, sin recurrir a los edulcorantes. Porque al final no es necesario que las galletas sean tan dulces.     

¿Con chocolate de verdad o sucedáneo de chocolate?

El chocolate es una pasta elaborada a partir de manteca de cacao (la parte grasa) y cacao desgrasado. Por lo tanto, si en la lista de ingredientes vemos que se emplea manteca de cacao y cacao desgrasado, significa que la galleta tiene chocolate.

Pero no es extraño encontrar galletas donde la manteca de cacao es sustituida por otro tipo de grasas saturadas: palma, palmiste o coco en su mayoría. En este caso ya no se puede hablar de chocolate y se emplean términos como “sabor a chocolate”, “con crema de cacao”, etc.

Una vez más es importante leer con detenimiento la lista de ingredientes y prestar especial atención al tipo de grasa que acompaña al cacao: si es manteca de cacao, se trata de chocolate; si no, es un sucedáneo de chocolate. Y recuerda que el sucedáneo es más barato (o debería serlo) que el chocolate.

¿Cómo se hacen las galletas en casa?

Las galletas no son para comer a diario: deben dejarse para de vez en cuando y, además, en pequeñas cantidades. Para evitar la tentación de tenerlas a mano, una buena idea puede ser hacerlas en casa, con lo que controlarás la cantidad y la calidad de los ingredientes empleados.

Esta es nuestra receta de cookies. Te aseguramos que están riquísimas:

  • 3 huevos;
  • 1 vaso de azúcar (unos 125 g);
  • 250 g de mantequilla;
  • 500 g de harina integral;
  • Vainilla y canela en polvo.
  • 50 g de chocolate negro, 50 g de chocolate con leche.

Bate los huevos, el azúcar y la mantequilla derretida hasta que quede todo bien mezclado.

A la mezcla, añade una cucharada de vainilla y otra de canela.

Poco a poco, añade la harina, mientras lo mezclas todo para que quede homogéneo. Es más fácil si primero pasas la harina por un tamiz o un colador.

Parte el chocolate en trozos y añádelo a la mezcla.

Tras precalentar el horno, mete las galletas 15 minutos a unos 170º C. Salen unas cuatro bandejas.

¿Postres con plátano sin azúcar?

Últimamente se ha puesto de moda endulzar los postres con masa de dátil o plátano. Es un recurso culinario con el objetivo de no añadir azúcar. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: lo que se está haciendo es sustituir un azúcar por otro.

Así pues, si en tus recetas caseras de galletas y bizcochos sustituyes el azúcar por plátano, debes ser consciente de que tus galletas y bizcochos están azucarados. Lo bueno es que no serán exageradamente dulces.