Noticia

Mermelada casera con fruta de temporada

11 junio 2020
Cómo hacer una mermelada casera con fruta de temporada

Estamos terminando la temporada de fresas. Ahora están más baratas, pero también hay que consumirlas rápido para que no se echen a perder. Buen momento para hacer en casa una mermelada rica y fácil de elaborar.

Trucos para aprovechar la fruta de temporada

Si te encuentras en casa con más cantidad de fruta de la que podéis comer porque se os ha ido la mano al comprar o un vecino con huerto os ha regalado parte de lo que ha recogido, una buena manera de darle salida es haciendo mermelada. Es muy fácil, apenas hace falta saber de cocina, sirve de entretenimiento… y da mucha satisfacción tomar una mermelada hecha por uno mismo.

Cómo hacer conservas de mermelada

Quienes han probado a hacer mermelada casera, se animan a repetir la experiencia. Compran expresamente fruta de temporada, que es cuando está más jugosa y mejor de precio, para hacer la mermelada de su fruta preferida.

En este calendario puedes ver qué fruta es la que ahora está en su mejor momento.

CALENDARIO DE FRUTAS

Cómo preparar una mermelada de fresa

Como estamos en plena temporada de fresas, ricas en sabor y vitaminas, vamos a aprovecharlas para elaborar una deliciosa mermelada de esta fruta. Podemos hacerla igualmente con otras frutas, como el melocotón, albaricoque, ciruela, naranja, etc.

fresas propiedades

Ingredientes: 1 kg de fresas, 650 g de azúcar (o menos, según gustos) y el zumo de un limón (si la conserva fuera de cítricos, no haría falta).

Cuatro pasos:

  • Se lavan las fresas, se les quitan las partes verdes y se laminan. Es preferible que los frutos estén sanos y maduros.
  • En una olla vamos alternando capas de fresas, zumo de limón y azúcar.
  • Dejamos reposar durante una hora para que las fresas suelten parte de su propia agua.
  • A continuación, llevamos a ebullición a fuego lento, removiendo de vez en cuando. La mermelada estará terminada cuando veamos que tiene consistencia espesa. Prueba a soltar una gota de mermelada en un recipiente con agua: si se va directamente al fondo sin deshacerse, es señal de que está terminada.

Gelatina para dar textura

Las fresas contienen muy poca pectina, que es un gelificante natural presente en algunas frutas como los cítricos o las manzanas (ambos con su piel) y los membrillos. Si te gusta una textura más espesa, puedes añadir alguna de estas frutas, teniendo en cuenta que se puede alterar el sabor final. Otro recurso es añadir un poco de gelatina (sin sabor ni azúcar), siguiendo las indicaciones del envase.

También se puede dejar cociendo la mezcla algo más de tiempo para concentrar los azúcares y espesar la mermelada.

¿Cómo conservar mermelada casera al vacío?

Puedes preparar la mermelada o confitura al vacío en un tarro de cristal. ,Para ello, na vez hecha la mermelada, hay que envasarla, en tarros preferiblemente de vidrio y siempre que estén muy limpios.

  • Envasamos la mezcla en caliente, dejando un par de centímetros sin rellenar hasta la superficie, e inmediatamente enroscamos la tapa.
  • Cuando se enfríe, el aire que ha quedado disminuirá en volumen y hará que la tapa haga vacío, síntoma de una buena conservación.
  • Los tarros se almacenan a temperatura ambiente. Antes de guardarlos en el armario, conviene poner una etiqueta anotando la fecha de envasado y los ingredientes.

¿Cuánto dura la mermelada casera? Pues una mermelada  bien hecha puede durar al menos seis meses.

Mermelada sin azúcar esterilizando en una olla a presión

Para ser más exactos, la mermelada no sería sin azúcar sino con “menos azúcar”, ya que la propia fruta contiene azúcares de manera natural. El problema de estas mermeladas es su conservación. Históricamente la mermelada era la manera de conservar la fruta durante un largo tiempo, y eso era debido a la alta concentración de azúcar, que impedía que en la mermelada pudieran crecer bacterias, mohos o levaduras que estropearan el producto. En las mermeladas comerciales sin azúcar, se añaden conservantes, pero en casa es más complicado. Una opción es esterilizar la mermelada. Para ello ponemos los tarros cerrados dentro de una olla a presión, cubrimos con agua hasta la mitad de los tarros, y contamos unos 20 minutos desde que la válvula comience a sonar.

Si te gusta la mermelada muy dulce y no quieres añadir azúcar, puedes utilizar un edulcorante que sea estable a la temperatura, por ejemplo, el aspartame no es estable. Para cocinar, se pueden usar la estevia, el ciclamato, el xilitol o el acesulfame, ya que son estables al calor. 

¿De qué categoría sería tu mermelada?

Ahora que ya sabes hacer una mermelada, mira cómo son las industriales, porque no es lo mismo una mermelada que una confitura o una jalea.

Diferencias entre mermelada, confitura y jalea

La que más se parece a una buena mermelada casera es la mermelada de categoría extra (cuyo contenido no debe ser inferior a 500 g de fruta por 1.000 g de producto acabado) o categoría normal (al menos 300 g de fruta en un 1 kg de producto), según la cantidad de azúcar que añadas.