Informe

Tabla de quesos, una sencilla solución

20 agosto 2014

20 agosto 2014

Una surtida tabla de quesos puede solucionarnos un almuerzo o una cena. Pero no vale todo: aprende cómo combinar distintos quesos para apreciar todo su sabor y elige un buen vino para disfrutarlos al máximo. Desvelamos los secretos de una buena tabla de quesos.

Mejor con un buen vino

Entre un tipo de queso y otro, y para no alterar el paladar, saboréalos con un poco de pan y acompañados con vino.

Aunque la elección del vino dependerá mucho del gusto de los comensales. A la hora de elegir un vino que maride con nuestros quesos, debemos en primer lugar escoger siempre caldos secos, con la excepción de los quesos azules, que pueden maridar bien con algún vino dulce, como el oporto o el cream, o tintos potentes.

A los quesos suaves, como los quesos frescos, los tiernos o con poca curación, les viene bien un blanco seco.

Los quesos de pasta blanda, tipo Brie o Cammebert, les viene bien un blanco o rosado seco.