Informe

Tabla de quesos, una sencilla solución

20 agosto 2014

20 agosto 2014

Una surtida tabla de quesos puede solucionarnos un almuerzo o una cena. Pero no vale todo: aprende cómo combinar distintos quesos para apreciar todo su sabor y elige un buen vino para disfrutarlos al máximo. Desvelamos los secretos de una buena tabla de quesos.

Cómo cortar cada variedad

Utiliza un cuchillo grande y sin dientes para cortar el queso. Pasa el cuchillo por debajo de un chorro de agua caliente o úntalo con un poco de aceite para evitar que se deshaga.

No retires nunca la corteza de quesos como el camembert o el brie, pues es comestible. El roquefort, por su parte, debe cortarse en tiras, cuadrados o rebanadas.

Los quesos redondos con base es mejor cortarlos en rebanadas triangulares partiendo del centro y después cortarlos de nuevo en pedazos más pequeños.

Los quesos redondos con base de tamaño más pequeños es mejor partirlos directamente en trozos triangulares de poco tamaño, y si el queso es muy pequeño, siempre puede servirse partido en cuatro trozos. Los esféricos, como los de bola, pueden cortarse también en cuartos.

Los quesos con textura ligeramente mantecosos se pueden cortar a partir de una abertura circular en su corteza, que debe retirarse por completo antes de servirse.