Informe

Recetas de algas

10 enero 2013
algas

10 enero 2013

Cocinar algas no es ninguna extravagancia. Son ricas en minerales y vitaminas, aportan nuevas texturas a platos tradicionales y además están de moda. Te enseñamos 9 recetas para sorprender a cualquier comensal y disfrutar del auténtico sabor a mar.

Kombu (Laminaria ochroleuca)

Kombu
  • Sabor: A mar yodado y ligeramente ahumado. Su aroma recuerda a percebes cocidos. 
  • Maridaje: Una vez hervida, ayuda a ablandar y endulzar la cocción de legumbres; de hecho, facilita su digestibilidad. Puede añadirse en potajes, arroces, patatas guisadas, sopas de pescado, purrusalda... O usarse como guarnición en platos de carne o pescado. Tampoco es mala idea mezclarla (triturada) con carne para hacer albóndigas o hamburguesas. 
  • Preparación: Normalmente, 10-15 minutos en remojo (su peso se multiplica por 5). Si está deshidratada necesita más de una hora de cocción; en salazón solo 40 minutos. Se aconseja aprovechar el caldo para cocinar legumbres y elaborar sopas y salsas.
  • Nuestra receta: con tallarines carbonara.
  • Ingredientes (4 personas): 50 g de kombu en salazón. 280 g de tallarines . Huevos (2 yemas y 1 clara). 100 g de bacon . 100 ml de nata. 100 g de queso parmesano rallado. 40 ml de aceite de oliva. Sal y pimienta blanca molida.
  • Preparación: Lavar abundantemente y cambiar el agua tres veces. Remojar las algas kombu 30 minutos, cocer 50 minutos y escurrir. Enrollar las anchas tiras del alga y cortar para obtener algo parecido a espaguetis. Cortar el bacon en lardones finos, friéndolos en aceite hasta que se doren. Batir las yemas y la clara hasta que aumenten tres veces su volumen. Cocer los tallarines en agua hirviendo con sal hasta que estén al dente. Escurrir. En el aceite y el bacon saltear las algas y los tallarines, remover con tenedores para que no se rompan, rehogar y sazonar con la sal y la pimienta. Añadir la nata, cocer ligeramente, mezclar el queso, incorporar las yemas y la clara batidas, revolver un poco más y servir inmediatamente para que no se enfríen.