Informe

Magdalenas: guía de compra

23 abril 2013
magdalenas

23 abril 2013

Las magdalenas son uno de los bollos más conocidos. Hay magdalenas redondas, cuadradas, rellenas, pequeñas... Todas tienen en común que son esponjosas, doradas y muy apetecibles a la hora del desayuno o de la merienda.

Magdalenas, bollos con tradición

La lista de bollos para el desayuno o la merienda es muy amplia, pero la magdalena es una de las que más tradicionales en todas las mesas.

Hay magdalenas de distintas clases: redondas y pequeñas, también las conocidas como magdalenas “reina”, redondas y grandes, las hay cuadradas, alargadas, etc. Sea cual sea su forma, la receta clásica sigue siendo la misma. Aunque los fabricantes recurren a aditivos, humectantes, colorantes y conservantes para hacerlas más apetecibles. ¿Sabes qué  es lo que caracteriza a una buena magdalena?

Las claves de una buena magdalena
  • El aceite debe ser vegetal y cardiosaludable: oliva, girasol, soja… Un análisis de las magdalenas del mercado revela que las magdalenas analizadas están hechas con aceite del sano, aunque no lo digan en la etiqueta. El aceite vegetal que emplean no siempre es el mismo, pero siempre es de oliva, girasol, soja…
  • Mejor con huevo. Las mejores magdalenas tienen más huevos. Es un valor añadido, pero en algunos casos se sustituyen con aditivos.
  • El copete es la elevación de la magdalena que sobresale por encima del papel. Es un indicador de calidad fundamental: si es alto y bien formado indica la buena calidad de la magdalena, pues significa que la magdalena se hecho bien y ha subido correctamente durante el horneado.
los "parientes" de las magdalenas

Entre las magdalenas del mercado hay productos de muy buena calidad, pero no son comparables a la calidad de una magdalena casear. ¿Te animas a hacerlas tú mismo? Te damos la receta de las magdalenas.

Ingredientes:

350 g de harina, 1 sobre de levadura (tipo Royal), 3 huevos, 1 vaso (de los de agua) de leche, 1 vaso de azúcar, 1 vaso de aceite de girasol, la ralladura de un limón.

También necesitas unos moldes.

Elaboración

  • Bate los huevos, añade la leche, el azúcar, el aceite y la ralladura del limón y mézclalo todo bien.
  • A continuación agrega la harina ya mezclada con la levadura.
  • Revuelve la mezcla con unas varillas o con un tenedor.
  • Vierte la mezcla en los moldes, que pueden ser de papel o de silicona.
  • Introdúcelos en el horno a una temperatura media (unos 180 ºC) durante 20 o 25 minutos.

Pequeños trucos

Pon una pizca de azúcar sobre cada magdalena antes de meterla en el horno.

No llenes mucho los moldes porque la masa sube y se pueden desbordar.

Conservación

En lugar fresco y seco, que puede ser un lata o papel de aluminio.

Reecetas de las magdalenas caseras

No hay que confundir las magdalenas con otros productos similares de la repostería tradicional española, como son los sobaos o las mantecadas de Astorga. Además de la magdalena cláisca, hay otros bollos similares. Las 4 variedades más conocidas son:

Mantecada de Astorga. Bollo tradicional navideño de Astorga, León. Se elaboran con harina, azúcar, huevos y mantequilla.

Mojicón. Postre tradicional de La Mancha y de algunas zonas de Andalucía. La receta es muy parecida a la de las magdalenas, pero lleva mayor cantidad de huevos, lo que los hace más esponjosos.

Sobao pasiego. Bollo tradicional originario del valle del Pas, Cantabria. Antiguamente se elaboraban con la masa del pan a la que se añadía azúcar y mantequilla. En la actualidad los sobaos se hacen con huevos, azúcar, harina, mantequilla, levadura y ralladura de limón.

Valenciana. Los ingredientes de este dulce son los mismos que los de la magdalena tradicional, lo que cambia es su forma, que es alargada.

Un placer ocasional

Las magdalenas están compuestas fundamentalmente de hidratos de carbono y grasas y tienen muchas calorías, demasiadas para tomarlas de manera habitual. Se quedan fuera de una dieta equilibrada, por lo que deben tomarsr sólo de manera ocasional.

¿Y el precio? Las mejores son más caras, pero tampoco es una regla fija: las magdalenas sin azúcar son mucho más caras que las tradicionales y su calidad es bastante peor.