Informe

Carne de cerdo, una opción saludable

04 julio 2014
partes carne cerdo

04 julio 2014

La carne de cerdo puede tener fama de ser muy grasa y poco saludable, pero es infundada: no todas las piezas del cerdo son grasas, por lo que no se debe evitar ni aunque tengas colesterol o sobrepeso. Y no hace falta consumir sólo cerdos de bellota para que la carne sea mejor...

Sin tanta grasa como crees

Una de las pegas que muchos le ponen a la carne de cerdo es el porcentaje de grasa que presenta. Es cierto que esta carne tiene más grasa que otras, como la de ternera o la de pollo, pero el cerdo tiene también partes muy magras.

En las muestras de solomillo, cinta de lomo y filetes de jamón que hemos analizado, únicamente encontramos un 5% de grasa por término medio, algo más de lo que presenta la carne de pollo. Muy diferentes son las chuletas, donde medimos un porcentaje de grasa del 11%.

El cerdo blanco, en cualquier caso, tiene menos grasa bajo la piel y más infiltrada, lo que hace que la carne sea más jugosa. En nuestro análisis, la cinta de lomo ibérica tenía más del triple de grasa que la del cerdo blanco. El porcentaje de ácido oléico registrado en nuestro análisis en el cerdo ibérico superaba en un porcentaje entre el 10% y el 15% al del cerdo blanco. De todas maneras, optar por uno u otro no entraña diferencias significativas desde el punto de vista de la salud cardiovascular.

La carne de ternera puede aportar más hierro que la de cerdo, pero tiene menos grasa saturada que la de ternera, cordero y pollo. La grasa saturada contribuye a aumentar los niveles de colesterol sanguíneo y el riesgo de sufrir arterosclerosis.