Informe

Carne de cerdo, una opción saludable

04 julio 2014
partes carne cerdo

04 julio 2014

La carne de cerdo puede tener fama de ser muy grasa y poco saludable, pero es infundada: no todas las piezas del cerdo son grasas, por lo que no se debe evitar ni aunque tengas colesterol o sobrepeso. Y no hace falta consumir sólo cerdos de bellota para que la carne sea mejor...

Contaminación

Una de las principales preocupaciones de los consumidores con respecto a los alimentos es la presencia de sustiancias químicas, contaminanes, medicamentos o plaguicidas.

Concretamente, en la carne de cerdo de nuestros estudios nos centramos en los que podían suponer un mayor riesgo, los medicametnos veterinarios y las dioxinas que fueron las causantes de una alerta alimentaria en 2009. Las dioxinas son compuestos químicos que se generan en ciertos procesos industriales, como al blanquear el papel con cloro, al fabricar plaguicidas, en la incineración de basuras. Se degradan y en ocasiones acaban en la cadena alimentaria a través del agua, las plantas o los suelos contaminados. Hay 419 sustancias en la familia de las dioxinas y 30 de ellas son muy tóxicas.

No hemos encontrado dioxinas en nuestro análisis de carne de cerdo, sólo hallamos un medicamento en una única muestra analizada y en cantidad diez veces menor a la máxima permitida. En su día sí se hallaron dioxinas en la carne de cerdo en países de nuestro entorno, como en 2008 en Irlanda, en 2007 en varios países de la Unión Europea, en 2004 en los Países Bajos, en 1999 en Bélgica en 1998 en Alemania.

Los medicamentos veterinarios se pueden usar sin problemas en animales cuando los necesitan, pero se debe tener a precaución de esperar un tiempo antes de llevar esos animales a matadero para que asi los residuos desparezcan de la carne o estén en cantidades muy pequeñas, limitadas por ley, para evitar que causen efectos en quien lo consume.

En nuestro estudio de 1998 encontramos algunos problemas con tranquilizantes, pero en el de 2009 la situacion había mejorado muchisimo y sólo hallamos residuos de un medicamento, en concreto un antibiotico, en una de las muestras y en cantidades muy por debajo del nivel permitido. Buscamos antiobioticos, tranquilizantes, corticoesteroides y nitrofuranos.