Informe

Bebidas energéticas: buenas si eres bueno

07 septiembre 2013
bebidas energéticas

07 septiembre 2013

La cafeína que contienen las bebidas energéticas puede ayudar a recuperar el vigor en momentos puntuales. Pero estas bebidas, que contienen otras sustancias excitantes, son muy peligrosas en exceso, sobre todo combinadas con alcohol, como alerta ahora la OMS.

Entrevista a Alfonso Morán, médico del SAMUR

Alfonso Morán.

Entrevista a Alfonso Morán, médico del SAMUR

“Esta mezcla es absurda”

¿Cómo afecta a los jóvenes combinar bebidas energéticas y alcohol?

El alcohol es un neurodepresor y las bebidas energéticas, neuroestimulantes. La cafeína camufla el efecto del alcohol, lo que hace que no parezcan tan borrachos como están. Pero el efecto del alcohol y sus niveles en sangre son los mismos que sin tomar la bebida energética. Se produce una falsa sensación de control, y ahí está el peligro. Esta mezcla es absurda, su único objetivo es lograr más resistencia al alcohol para aumentar su consumo.

¿Se ha impuesto esta combinación?

Está muy difundida desde hace tiempo. Sobre todo en fiestas goas y botellones, como el consumo de drogas de diseño, que está en pleno auge porque son sustancias baratas de un efecto rápido y efectivo.

¿Cuáles son los síntomas tras mezclar alcohol y bebidas energéticas?

Euforia, depresión, deshidratación, hipertermias o golpes de calor, arritmias y taquicardias, broncoaspiración respiratoria por vómito incontrolado y, lo peor, la parada cardio-respiratoria. La sensación de sufrir muerte inminente es característica por la frecuencia cardiaca tan alta y la gran presión en el pecho, pues se siente que va a explotar. Generalmente nos requieren en accidentes de tráfico causados por conductores imprudentes bajo los efectos de esta combinación.

¿Es la cafeína el ingrediente que más daño causa?

El contenido de cafeína suele ser el equivalente a cuatro tazas de café. La cafeína llega a bloquear los receptores encargados de producir la sensación de cansancio y hace sentir que se tiene más energía, pero es una sensación falsa. A corto plazo hace daño a los más sensibles a la cafeína, por las alteraciones cardiacas. A medio plazo, la taurina puede dar casos de arritmias y taquicardias. A largo plazo, este tipo de sustancias pueden producir enfermedades graves, como tumores, hígado graso, hepatitis o cirrosis.

¿Puede citar algún ejemplo de alguien que haya necesitado de ustedes debido a esta mezcla?

Hace unos meses atendimos un choque fronto-lateral entre dos vehículos, con dos pacientes muy jóvenes fallecidos, tres atrapados muy graves, y otros dos más leves. El conductor causante dio un índice de alcoholemia veinte veces superior al máximo permitido, prácticamente no era compatible con el estado de consciencia, pues era una cifra más propia de un coma etílico. No había señales de frenada en el asfalto.