Informe

Batidos de proteínas para aumentar la masa muscular

19 marzo 2018
batidos-de-proteinas

19 marzo 2018
En la actualidad, el mercado ofrece un amplio abanico de opciones a la hora de elegir batidos de proteínas. Es posible encontrarlos de varios sabores (fresa, vainilla, chocolate…) y en diferentes formatos (polvo o líquido). Ahora bien, existe una evidente mitificación en torno a ellos y, por eso, queremos explicarte por qué no debes tomarlos.

¿Qué son los batidos de proteínas?

Los batidos de proteínas están elaborados a partir de proteínas (o aminoácidos aislados) extraídas del suero lácteo, de la soja o del huevo. Las proteínas suelen estar mezcladas con saborizantes y, en ocasiones, contienen cereales ricos en fibra que facilitan su asimilación.

Este complemento nutricional no sólo se promociona como medio para ganar masa muscular, sino que ocasionalmente los clientes objetivo son también aquellas personas que quieren perder peso. Esto último se debe a que aumentar el metabolismo y ayudar a quemar las grasas acumuladas se encuentran entre sus principales reclamos.

En cualquier caso, es recomendable combinar siempre los batidos de proteínas con una dieta equilibrada y ejercicio físico diario y regular.

¿Son realmente efectivos los batidos de proteínas?

Si bien es cierto que existen reservas de grasa en el organismo y éstas se pueden acumular (casi) indefinidamente para cuando sean necesarias, no ocurre lo mismo con las proteínas. El organismo sólo "almacena" las que estrictamente necesita. En el caso de las proteínas musculares, éstas no crecerán cuantas más se ingieran, sino que aumentarán según tu cuerpo las vaya necesitando. Por este motivo, el exceso de proteínas que ingieras se transformará en grasa.

La actual evidencia científica indica que una dieta variada es suficiente para satisfacer las necesidades de proteínas y aminoácidos de aquellas personas que realizan una actividad física moderada. Asimismo, estos estudios confirman que los nutrientes aportados por los alimentos son tan efectivos como los que proporcionan los suplementos alimenticios (batidos de proteínas, barritas, geles…). Por ello, el aporte de proteínas “extra” que necesitan los deportistas que quieren ganar masa muscular puede conseguirse mediante una dieta más energética. Con frecuencia, estos preparados y los reclamos que los acompañan no tienen ninguna base científica y suponen un gasto innecesario de dinero.

No obstante, sí que existen ciertos riesgos si se consume un exceso de proteínas en la dieta de forma continuada como, por ejemplo, son: una sobrecarga hepática y renal, un aumento en los niveles de ácido úrico o una disminución de la absorción del calcio. A medio o largo plazo, esto podría conllevar un mayor peligro de sufrir osteoporosis o el empeoramiento de problemas hepáticos ya existentes.