Informe

Alcohol: abuso y efectos

19 diciembre 2017
alcohol: abuso y efectos

19 diciembre 2017

El abuso de alcohol es peligroso y afecta gravemente a nuestro organismo. La primera consecuencia en que pensamos al hablar del abuso de alcohol es la resaca del día seguiente, pero los efectos pueden ser mucho más graves, sin hablar de la posibiliad de verse envueltos en un accidente de circulación o llegar a sufrir un coma etílico.

El alcohol en tu cuerpo

¿Qué pasa cuando bebemos alcohol?

El alcohol, una vez ingerido, es absorbido por nuestro organismo a través de las mucosas del estómago (un 20%) y del intestino delgado (el 80% restante). La sangre, en su camino al corazón, traslada el etanol y, en menor medida, el metanol, al hígado, donde se metabolizan hasta convertirlos en sustancias menos tóxicas y asimilables.

La metabolización del alcohol

El etanol es transformado por las enzimas del hígado primero en acetaldehído y después en acetato y otros compuestos; un proceso lento, que causa daños en el organismo y aporta calorías vacías (7 kcal por gramo de alcohol consumido) sin apenas valor nutritivo... engordan pero no nutren. En cuanto al metanol, se trata de un compuesto especialmente lesivo, apenas presente en el alcohol de calidad, pero que en grandes proporciones podría llegar a provocar ceguera.

Dado que la velocidad de absorción es mayor que la de metabolización, si se ingieren grandes cantidades de alcohol en poco tiempo, el hígado no alcanza a metabolizar todo el etanol al mismo ritmo en que se incorpora al torrente sanguíneo, por lo que una cierta cantidad de etanol fluirá por el organismo dañando los tejidos. En el caso de un hombre adulto de 75 kilos, la velocidad máxima de metabolización es de unos 12 g de etanol por hora (un tercio de cerveza o una copa de vino). En cualquier caso, los efectos del alcohol se dejan sentir entre 30 y 45 minutos después de haber bebido.

Hay factores que influyen en la metabolización

  • la presencia de comida en el estómago y el intestino puede reducir hasta 3 veces la velocidad de absorción,
  • las bebidas gaseosas (refrescos, cava) aceleran el vaciamiento gástrico y favorecen una rápida absorción;
  • las bebidas de alta graduación (40 % vol.) se absorben más lentamente, las de graduación media o baja lo hacen con más rapidez;
  • el ejercicio físico y el calor también aceleran la absorción.