Informe

Alcohol: abuso y efectos

19 diciembre 2017
alcohol: abuso y efectos

19 diciembre 2017

El abuso de alcohol es peligroso y afecta gravemente a nuestro organismo. La primera consecuencia en que pensamos al hablar del abuso de alcohol es la resaca del día seguiente, pero los efectos pueden ser mucho más graves, sin hablar de la posibiliad de verse envueltos en un accidente de circulación o llegar a sufrir un coma etílico.

Efectos físicos

Abusar del alcohol pasa factura a tu organismo. El exceso de alcohol...

Tiene consecuencias directas sobre muchos órganos

  • sobre el cerebro, disminuyendo el autocontrol, la memoria, la capacidad de concentración y las funciones motoras;
  • sobre el corazón, aumentando la actividad cardiaca;
  • sobre los pulmones; acelera la respiración;
  • sobre el estómago, irritando la mucosa gástrica;
  • sobre el riñón; reduciendo los niveles de la hormona antidiurética, provocando deshidratación y obligando a tomar agua de otros órganos como el cerebro (de ahí el dolor de cabeza),
  • sobre el hígado, que es el principal perjudicado por un consumo continuado de alcohol.

Graves daños hepáticos

El hígado es el órgano que más se resiente por el consumo de alcohol. Un consumo excesivo durante 5 años es suficiente para producir daños hepáticos más o menos graves: esteatosis (hígado graso), hepatitis y cirrosis alcohólica, una enfermedad irreversible que está asociada a un mayor riesgo de padecer cáncer de hígado. Las tres enfermedades suelen manifestarse de manera consecutiva a lo largo de los años.

Otros órganos que resultan dañados a medio plazo son el esófago, el aparato digestivo y el páncreas. También se producen daños funcionales sobre el sistema nervioso.

Más riesgos

  • Bastan 0,5 gramos de alcohol por litro (dos cervezas) para sentirse eufórico, minusvalorar el riesgo y percibir mal las distancias; más que suficiente para sufrir un accidente de circulación; de ahí que el límite actual esté en 0,25 mg/l de aire expirado o 0,5 g/l de sangre.
  • La ingesta aguda de alcohol (entre 3,5 y 4 g/l en la sangre) puede ocasionar un coma; ante un coma no valen remedios caseros, lo más inteligente es llamar cuanto antes a los servicios de urgencia, y si dispone de ropa de abrigo, tape al enfermo mientras espera su llegada.
  • Por otro lado, las madres alcohólicas tienen un mayor riesgo de dar a luz bebés con malformaciones congénitas.