Informe

Acierta al comprar cordero

15 diciembre 2015
acierta al comprar

15 diciembre 2015

Lechal, recental, pascual... Son algunas de las presentaciones del cordero, un clásico en la gastronomía española. Te ayudamos a elegir para que compres la mejor carne y le saques el máximo partido a este alimento, cuyo cocinado no requiere de grandes alardes.

Una carne segura

La carne de cordero es generalmente más grasa y calórica que la de otros animales. También es una buena fuente de proteínas, además de rica en hierro y otros minerales.

Pero el cordero es una carne susceptible de sufrir una contaminación microbiológica, tanto en el momento del sacrificio, como en la posterior manipulación. Detrás de esta contaminación puede haber fallos de conservación. Por ejemplo, no respetar la temperatura, exceder el tiempo idóneo o exponer la pieza a contaminaciones cruzadas.

El uso de medicamentos para prevenir enfermedades o para mejorar la productividad es algo lamentablemente frecuente, y la carne de cordero no es una excepción.

Otro riesgo posible son las enfermedades que pudiera sufrir el animal, que podrían llegar a contagiar al hombre. Aunque en teoría, la EEB (encefalopatía espongiforme bovina, más conocida como enfermedad de las vacas locas), también puede afectar al ganado ovino y caprino, aunque la probabilidad es muy remota. Además, se trata de una enfermedad que sólo afecta a animales adultos, y en España consumimos casi exclusivamente corderos muy jóvenes, siempre de menos de un año, por lo que no hay motivo para la alarma.

También puede consumirse el cordero sin ningún problema en piezas de casquería, que están a la venta habitualmente.