Calculadora

¿Tienes buenos hábitos alimentarios?

1
¿Tomas 5 raciones de frutas y verduras al día?

¡Enhorabuena! Ahora lo importante es vigilar la variedad. Cada tipo de fruta y verdura tiene su propia composición, por lo que conviene tomar un poco de todo y aprovechar siempre los productos de temporada.

No tienes excusa: la variedad que ofrece el mercado permite encontrar aquellas frutas y verduras que mejor se ajusten a tu gusto. La cuestión es variar: consumir igual cantidad de hortalizas crudas que de verduras cocidas, diferentes tipos y en diferentes preparaciones culinarias. Es aconsejable tomar verdura cruda en forma de ensalada a diario, sobre todo si el consumo en fruta es deficitario.

2
¿Comes legumbres 2-3 veces en semana?

¡Enhorabuena! Sigue consumiendo estos alimentos tal y como lo estás haciendo. Recuerda que “legumbres” no es siempre sinónimo de plato potente. Para aligerar los platos y mermar su contenido de grasa, se pueden combinar las legumbres con verduras y patatas, o tomarse en ensalada.

Existe la creencia popular de que las legumbres engordan, y no es así. Suelen ser los acompañamientos tradicionales de productos de la matanza (chorizo, morcilla, tocino...) los que incrementan su aporte calórico. Si lo que te preocupa es la flatulencia que producen, puedes evitarlo añadiendo al plato hierbas carminativas (como el hinojo y el comino) que ayudan a mejorar el proceso digestivo.

3
¿Tomas 2 o más productos lácteos al día?

¡Enhorabuena! Es importante que te asegures de que sean variados. Una dieta con leche, yogures y quesos siempre será más apetecible.

Los productos enteros son ricos en materia grasa. Por tanto, lo mejor será elegir productos desnatados: leche, quesos con menos del 30 % de materia grasa, nata ligera (de vez en cuando). Los yogures deberán ser sin azúcar añadido.

Si no eres alérgico a la proteína de la leche de vaca (o intolerante a la lactosa), tienes que consumir lácteos. Son la mejor fuente de calcio.

4
¿Consumes todos los días patatas, pasta o arroz?

¡Enhorabuena! Sigue consumiendo estos alimentos tal y como lo estás haciendo. Asegúrate que las técnicas culinarias no sean muy grasas y las raciones no muy grandes tampoco.

Estos alimentos deben constituir la base de tu alimentación. No son tan calóricos como se piensa, al igual que pasa con las legumbres, engorda cómo los preparemos (embutidos, salsas, etc.) y la ración. Las recomendaciones dietéticas son alternar en la semana patatas, arroz y pasta.

5
¿El pan está presente en cada una de tus comidas?

¡Enhorabuena! Procura que sea integral y que la ración no sea muy grande (2-3 rebanadas por comida).

Con el pan sucede lo mismo que con las legumbres, patatas, pasta o arroz. Es importante que esté presente en cada una de nuestras comidas, incluso si queremos vigilar nuestra ingesta calórica. Engorda con qué lo acompañemos y la cantidad que tomemos.

6
¿Bebes entre 6-8 vasos de agua al día?

¡Enhorabuena! Bebes agua a lo largo del día y esta es la mejor manera de estar correctamente hidratados. No esperes a tener sed para beber.

Para estar bien hidratados es necesario ingerir líquidos (lo mejor: agua) en cada comida y también entre horas. No hay que esperar a tener sensación de sed para beber.

7
¿Consumes bollería/dulces o bebidas refrescantes a menudo?

Tomas más alimentos de consumo ocasional de los que sería deseable. Debido a su composición nutricional (azúcares, grasas saturadas, sal, densidad calórica) tendrías que intentar evitarlos. Ningún dulce se puede aconsejar (miel, azúcar, azúcar semirrefinada, azúcar caramelizada, jarabe de frutas, caramelos, pralinés...). En este caso, una opción interesante puede ser sustituirlos por edulcorante.

¡Enhorabuena! Sin embargo, aunque no sean imprescindibles, su presencia en la dieta (siempre que sea en su justa medida) es totalmente aceptable. Pero si tu intención es controlar tu ingesta calórica, lo mejor es prescindir de ellos. Aun así, si un día te apetece un dulce que sea el más pequeño posible.

8
¿Consumes bebidas alcohólicas?

El vino, la cerveza, los licores, los alcoholes secos y los de aperitivos no son necesarios en absoluto en una alimentación sana. Se desaconsejan estrictamente a los niños, adolescentes, a las mujeres embarazadas y a los conductores de vehículos. El alcohol aporta una cantidad enorme de calorías y por eso se desaconseja totalmente. En cualquier caso debe tomarse con moderación.

¡Enhorabuena! Las bebidas alcohólicas no son necesarias para seguir una alimentación sana.

9
¿”Tiras” mucho de plato preparado o de comida de restaurante para organizar las comidas?

Son una gran ayuda cuando vamos mal de tiempo pero muchas veces implican un incremento en nuestra ingesta de grasas y sal. Si no tienes más remedio que comer fuera de casa, elimina las salsas y los fritos, da prioridad a las verduras y elige siempre fruta fresca de postre. No es necesario que te termines todo lo que te ponen (normalmente las raciones suelen ser muy grandes).

¡Fantástico! A la hora de prepararte la comida, escoge técnicas culinarias sencillas que no requieran mucha grasa. Usa hierbas aromáticas para darle sabor a tus comidas (cebolleta, perejil, orégano...).

10
¿Desayunas todos los días?

Un desayuno equilibrado debería contar con los siguientes alimentos:

  • cereales en forma de pan, biscotes o cereales de desayuno (sin azúcares añadidos), preferentemente integrales porque proporcionan energía;
  • un producto lácteo en forma de leche, yogur o incluso queso (preferiblemente desnatado). Proporciona calcio, proteínas y evita el desfallecimiento a mitad de la mañana;
  • una fruta porque contiene vitaminas y fibra. También existe la posibilidad de que sea un zumo de frutas (mejor si es casero);
  • una bebida para estar hidratado.

Actualmente, y por desgracia, renunciamos al desayuno en muchas ocasiones. Sin embargo, es una comida de verdad y debería representar por lo menos una cuarta parte de las necesidades calóricas diarias. La palabra “des-ayunar” no ha sido escogida a la ligera. Si te cuesta trabajo desayunar, empieza por algo pequeño al levantarte y completa el desayuno a media mañana.

11
¿Realizas más de 3 comidas diarias?

Lo ideal es que en un día se hagan varias comidas: 3 principales y 2 tentempiés: un desayuno, un almuerzo a media mañana, una comida, una merienda y una cena.

Para las ingestas entre las comidas principales se puede recurrir a productos lácteos desnatados, frutas o una rebanada de pan integral.

Es importante evitar los periodos de ayuno prolongado entre las comidas. Por eso, es siempre conveniente realizar al menos cinco comidas al día: el desayuno, un almuerzo a media mañana, la comida, una merienda y, si trascurre mucho tiempo entre la cena y la hora de acostarte, se puede recurrir a un tentempié antes de irse a la cama. Esto te permitirá evitar los picoteos y sentarte en la mesa sin demasiado apetito.

12
¿Le dedicas más de 30 minutos a la comida y la cena?

¡Enhorabuena! Comiendo lentamente, los efectos se suman: masticar da más sabor a la comida; masticar aumenta la digestibilidad de los alimentos, al impregnarlos de los jugos contenidos en la saliva, imprescindibles para la digestión. Además, masticar activa el sentido del gusto. No te olvides de hacer las comidas con regularidad y a horas fijas.

Un error del comportamiento alimentario es comer demasiado deprisa y tragar la comida sin haberla tenido apenas en la boca.

Comer deprisa lleva a vaciar el plato antes que los demás y, por tanto, a la tentación de repetir. Más grave aún: la sensación de saciedad (en principio adaptada a las necesidades de cada persona) que pone fin a las ganas de comer, se activa poco tiempo después de la comida. Las personas que comen demasiado deprisa ya han tragado enormes cantidades cuando este mecanismo de “fin del hambre” se pone en marcha. Por lo tanto, come lentamente y mastica bien.

13
¿Realizas actividad física todos los días?

¡Enhorabuena! El tiempo que dediques a practicar algún tipo de deporte, por sencillo que te parezca, siempre será un tiempo bien empleado. Está demostrado que tiene efectos beneficiosos sobre la salud física y mental. Concretamente, optimiza el funcionamiento del sistema cardiovascular y respiratorio, refuerza el sistema osteomuscular y mejora la salud mental.

Al igual que la alimentación, la actividad física es muy importante para mantener el organismo en forma. No es absolutamente necesario practicar deporte de manera intensiva; esfuerzos de menor intensidad como un buen paseo, bailar o montar en bicicleta son igualmente útiles. Lo ideal es que un adulto dedique 30 minutos al día a la actividad física.

El presente aviso regula el uso del servicio del portal de Internet "www.ocu.org" que OCU Ediciones, S.A. (con domicilio social en Albarracín, número 21, 28037, Madrid, España; con CIF número A-78602091 e inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 8364, gen. 7286, secc. 3ª, folio 1, hoja 79882-2) pone a disposición de los usuarios de Internet.

Los usuarios se comprometen a utilizar los contenidos puestos a su disposición en el portal, entendiendo por tales, sin que esta enumeración tenga carácter limitativo, los textos, fotografías, gráficos, imágenes, iconos, tecnología, software, links y demás contenidos audiovisuales o sonoros, así como su diseño gráfico y códigos fuente, de conformidad con la ley, especialmente el Texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual aprobada por Real Decreto 1/1996 de 12 de abril, así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público, y, en particular, se comprometen a abstenerse de reproducir, copiar, distribuir, poner a disposición o, de cualquier otra forma, comunicar públicamente, transformar o modificar los mencionados contenidos.

El cliente se abstendrá de llevar a cabo cualquier conducta en el uso del portal que atente contra los derechos de propiedad intelectual o industrial de OCU Ediciones, S.A. o de terceros, o que vulnere o transgreda el honor, la intimidad personal o familiar o la imagen de terceros, o que sean ilícitos o atenten a la moralidad, y dejará en todo caso indemne a OCU Ediciones S.A. frente a cualquier reclamación, judicial o extrajudicial que se presente frente a ella como consecuencia de dicho uso.

Los usuarios deberán abstenerse de obtener e, incluso, de intentar obtener los contenidos empleando para ello medios o procedimientos distintos de los que, según los casos, se hayan puesto a su disposición a este efecto o se hayan indicado a este efecto en las páginas web donde se encuentren los contenidos.

Los contenidos son propiedad intelectual de OCU Ediciones, S.A., sin que puedan entenderse cedidos al usuario ninguno de los derechos de explotación que existen o puedan existir sobre dichos contenidos más allá de lo estrictamente necesario para el correcto uso del portal.

Los usuarios reconocen que la reproducción, modificación, distribución, comercialización, descompilación, desensamblado, utilización de técnicas de ingeniería inversa o de cualquier otro medio para obtener el código fuente del portal, transformación o publicación de cualquier resultado, de pruebas, de referencias no autorizadas, de cualquiera de los elementos y utilidades integradas dentro del portal OCU Ediciones, S.A. constituye una infracción de los derechos de propiedad intelectual. En consecuencia, los usuarios se obligan expresamente a no realizar ninguna de las acciones mencionadas.

Los usuarios se abstendrán de llevar a cabo por medio del uso del portal cualquier destrucción, alteración, inutilización o daño de los datos, programas o documentos pertenecientes a OCU Ediciones S.A. o a terceros, así como de introducir o difundir en la Red programas, virus, "gusanos", "Caballos de Troya", o cualquier instrumento o dispositivo físico o electrónico que cause o sea susceptible de causar cualquier tipo de alteración en la Red, en el sistema, o en los equipos de terceros.

Así mismo, todas las marcas, nombres comerciales o signos distintivos de cualquier clase que aparecen en el portal son propiedad de OCU y OCU Ediciones, S.A., sin que pueda entenderse que el uso o acceso al portal atribuya al usuario derecho alguno sobre las citadas marcas, nombres comerciales y/o signos distintivos.

Igualmente, se prohíbe toda reproducción, cita o utilización con fines publicitarios de los artículos de las publicaciones de OCU Ediciones, S.A. o del término "Compra Maestra".

OCU Ediciones, S.A. no será responsable del inadecuado funcionamiento del portal, si ello obedece a labores de mantenimiento, a incidencias ajenas a la misma, a una defectuosa configuración de los equipos de los usuarios o a su insuficiente capacidad para soportar los sistemas informáticos indispensables para poder hacer uso del servicio.

Los usuarios y, en general, aquellas personas que se propongan establecer un hiperenlace entre su página web y el portal deberán cumplir las condiciones siguientes:

El hiperenlace únicamente permitirá el acceso a la home page o página de inicio del portal, pero no podrá reproducirlas de ninguna forma;

No se creará un frame sobre las páginas web del portal;

No se realizarán manifestaciones o indicaciones falsas, inexactas o incorrectas sobre OCU y/o OCU Ediciones, S.A.;

No se declarará ni se dará a entender que OCU Ediciones, S.A. ha autorizado el hiperenlace o que ha supervisado o asumido de cualquier forma los servicios ofrecidos o puestos a disposición de la página web en la que se establece el hiperenlace;

Excepción hecha de aquellos signos que formen parte del mismo hiperenlace, la página web en la que se establezca el hiperenlace no contendrá ninguna marca, nombre comercial, denominación, logotipo, eslogan u otros signos distintivos pertenecientes a OCU y/o OCU Ediciones, S.A.;

La página web en la que se establezca el hiperenlace no contendrá informaciones o contenidos ilícitos, contrarios a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas y al orden público, así como tampoco contendrá contenidos contrarios a cualesquiera derechos de terceros.

El establecimiento del hiperenlace no implica en ningún caso la existencia de relaciones entre OCU Ediciones, S.A. y el propietario de la página web en la que se establezca, ni la aceptación y aprobación por parte de OCU Ediciones, S.A. de sus contenidos o servicios. OCU Ediciones, S.A. no se responsabiliza en modo alguno ni garantiza la calidad, exactitud, fiabilidad, corrección o moralidad de los citados contenidos o servicios que el establecimiento del hiperenlace pueda ofrecer. Los usuarios aceptan expresamente dejar exenta a OCU Ediciones, S.A de cualquier responsabilidad relacionada con el establecimiento del hiperenlace. El usuario asume bajo su exclusiva responsabilidad las consecuencias, daños o acciones que pudieran derivarse del acceso a la página web del hiperenlace.