Informe

Filtros para el agua

01 enero 2011
agua

01 enero 2011

¿El agua de su grifo no sabe bien? Puede que la calidad del agua en su zona no sea la mejor, sobre todo si vive en alguna localidad de la costa mediterránea; lo que no significa que no sea potable. El caso es que hay filtros en el mercado muy eficaces, pero cuestan hasta 3.000 euros, además del mantenimiento.

Hay que beberla pronto

Los usuarios que deseen instalar un filtro de agua en su vivienda, deben estar muy convencidos. Elija el dispositivo más adecuado a su caso. Los sistemas de ósmosis inversa son muy eficaces para tratar el agua muy salina, con mal sabor, nitratos o trihalometanos, pero eso sí, siempre potable, nunca directamente de un pozo. Una vez filtrada, el agua se usa para beber y cocinar, básicamente.

La salinidad, sobre todo el sodio y el potasio, y los trihalometanos se eliminan bien, aunque otros elementos, como los nitratos, se resisten al procedimiento de ósmosis. Del cloro no deja ni rastro. Dado que en ausencia de cloro los microorganismo pueden aparecer, se recomienda conservar el agua filtrada con cuidado y consumirla pronto.

Al ser equipos tan sofisticados, los sistemas de ósmosis inversa son los más caros, unos 875 euros de media, pero pueden alcanzar los 3.000 euros. Normalmente la instalación corre a cargo del propio usuario. Para que el sistema funcione correctamente, hay que hacer lavados periódicos del circuito y del depósito. Algunos componentes, como los filtros y las membranas, tienen que ser sustituidos periódicamente. Esto puede suponer entre 70 y 130 euros al año, dependiendo del modelo.

Hay empresas que ofrecen la instalación y el mantenimiento, pero le supondrá un desembolso extra.