Informe

Aguas minerales

01 agosto 2017
aguas

01 agosto 2017

Todos sabemos las bondades del agua. El agua corriente del grifo es la mejor opción, de buena calidad y más económica. Pero las aguas minerales envasadas se han hecho un hueco entre los consumidores, y en muchos sitios donde el agua no tiene buen sabor no hay más alternativa. No obstante, no todo el agua que viene en botella es igual.  Entre unos productos y otros hay muchas diferencias... 

El agua corriente: la mejor opción

Aunque la primera opción para beber es el agua del grifo, que según nuestros estudios es buena en la mayoría de las poblaciones españolas.  

Del grifo, mejor y mucho más barata

Según el Ministerio de Agricultura, el precio medio del agua mineral envasada es de 0,21 euros por litro. Si se consumen a diario, unos dos litros al día, puedes pagar unos 150 euros al año…, mientras que el agua del grifo te supone un gasto de poco más de 1 euro al año.

Y a eso hay que sumar otro coste: el del impacto del agua embotellada sobre el medio ambiente (generación de envases, transporte…) .¿Resultado? El impacto sobre el medio ambiente es al menos 100 veces superior que si bebes agua del grifo

Yo no puedo...

Otra cuestión es la dureza del agua, provocada por el contenido en sales de cal y magnesio en el agua. En el siguiente mapa puedes ver los índices de dureza.

En las zonas de España donde el agua es dura, suele tener mal sabor. En estas zonas lo habitual es usar como agua de mesa aguas minerales naturales de mineralización débil o muy débil. 

Precisamente pensando en quienes recurren a aguas embotelladas habitualmente, hemos pasado revista a aguas minerales de manantial, de poca mineralización: nos fijamos en su composición y en las propiedades de su etiquetado para ayudar a elegir a los consumidores que están en ese caso.

Por tanto, hay zonas en España donde el agua es de mala calidad o, simplemente, donde el agua tiene mal sabor. En ese caso, la mejor opción es consumir aguas minerales embotelladas.