Noticia

Combatir el sobrepeso infantil, tarea de todos

19 septiembre 2016
niño come burger

19 septiembre 2016

No hay que obsesionarse, pero tampoco restarle importancia: el creciente sobrepeso y la obesidad infantil pueden convertirse en un problema. El principio del curso y el cambio de hábitos tras las vacaciones puede ser un buen momento para ponerle remedio.

Hay mucha información sobre obesidad, campañas y estrategias institucionales… pero la realidad es que cada vez hay más niños con sobrepeso u obesidad.

A menudo, los padres, el entorno no repara en el problema, o no le da importancia, pensando que se resolverá por si solo “cuando den el estirón”. Pero esto no es así, sobre todo si en la raíz de ese sobrepeso lo que hay son unos hábitos alimentarios o de vida inadecuados. Precisamente, es eso lo que hay que atajar. La batalla contra el sobrepeso, tanto en adultos como en niños, debe plantearse desde varios frentes. Y en el caso de los niños, es especialmente importante.

Comer… pero bien

No se trata de hacer dieta (y mucho menos de encadenar unas con otras), sino de apostar por la salud, con unos menús cuidados y adaptados al gusto infantil, pero en los que tengan mucho más peso los alimentos frescos, las preparaciones caseras y ligeras, y queden desterrados platos preparados, fast food, golosinas o dulces, a los que recurrimos con excesiva frecuencia.

  • El niño debe hacer 5 comidas al día.
  • El desayuno es una comida principal y nunca debe descuidarse. Lácteos, cereales, fruta fresca. Hay muchas opciones, pero tenlo claro: un vaso de leche, una pera y una tostada, no un zumo envasado y un bollito industrial.
  • Deben seguirse las recomendaciones de la pirámide alimentaria saludable en cuanto al número de raciones y frecuencia diaria o semanal del consumo de alimentos.
  • Es preciso ajustar las raciones a los requerimientos reales.
  • Y tan importante como reducir la ingesta calórica es aumentar la actividad física: fomentar la práctica de su deporte favorito es lo ideal, pero si no es deportista, al menos debe incorporar la actividad física a su vida diaria, subir escaleras, caminar hasta el cole, hacer recados, arreglar su habitación y reducir el tiempo dedicado a las pantallas a menos de 1 hora al día.

Una batalla en varios frentes

Para acabar con el problema es preciso que todos los sectores implicados tomen conciencia de su gravedad.

La Administración. Tomando medidas eficaces para que se controle el bombardeo publicitario que incita a consumir productos alimentarios que favorecen el sobrepeso. 

Los profesionales de la salud. Por supuesto, el primer paso es contar con el pediatra, y seguir sus indicaciones, pero no basta el médico para abordar con éxito el problema del sobrepeso y la obesidad infantil: debería haber equipos multidisciplinares, con profesionales bien preparados que pongan a disposición de las familias todos los recursos y la información necesaria. En este sentido, sería necesario contar con más dietistas-nutricionistas y psicólogos.

Las familias. Los padres y familiares deben abandonar prejuicios que relacionan al niño gordito con el niño saludable. La familia debe revisar sus hábitos, comprar alimentos de temporada, preparar y ofrecer platos saludables, evitar llevar a casa ciertos alimentos... 

Los suscriptores de OCU Salud tienen a su disposición la Linea OCU Salud, con orientación nutricional para toda la familia: puedes llamar de lunes a viernes de 9 a 19 h al  900 101 851. Un experto responderá a tus dudas.


Imprimir Enviar por email