Noticia

Dieta Keto: lo que esconde la dieta de moda

Si estás buscando una dieta que te ayude a perder unos kilos, quizá hayas visto la Dieta Keto, una más de las famosas dietas cetogénicas, basadas en reducir la ingesta de hidratos y consumir básicamente proteína y grasa. Descubre en qué consiste la dieta Keto, qué puedes conseguir... y cómo puede afectar a tu salud.

19 marzo 2019
keto

La dieta CETOGÉNICA (keto)

Keto es la abreviatura de ketogenic, cetogénico en inglés. La dieta Keto es una de las dietas de moda en 2019, pero no deja de ser otra dieta cetogénica, que se basa en reducir al máximo la ingesta de hidratos de carbono, para que, una vez vaciado de las reservas de glucógeno (que es la forma en que se almacena la glucosa en el hígado y los músculos), el organismo eche mano de las reservas de grasa y así lograr perder peso.

¿Cómo funciona?

Las dietas cetogénicas basan su eficacia para la pérdida de peso en la movilización de las reservas de grasa: cuando no se aporta al organismo la cantidad de glucosa que necesita, el cuerpo empieza a recurrir a los ácidos grasos del tejido adiposo para obtener la energía que necesitamos, y se forman en el hígado los cuerpos cetónicos.

Las teorías que sustentan las dietas cetogénicas establecen que con una dieta de este tipo se consigue perder peso:

  • Porque aumenta el gasto energético del organismo, que se ve obligado a obtener la glucosa que necesita para funcionar a partir de proteínas y grasas,
  • Porque un mayor consumo de proteínas se traduce en un mayor efecto saciante.
  • Porque la cetosis provoca indirectamente una pérdida de apetito, al influir en las hormonas que regulan el apetito, como la leptina y la grelina.

En realidad, como indicamos en nuestra información sobre dietas cetogénicas, no hay evidencias de que una dieta alta en proteínas y grasas obligue a un mayor gasto energético. Sin embargo, muchos usuarios refieren haber perdido peso con dietas como la Dieta Keto o antes la Dieta Dukan. En eso influyen muchos factores, y uno que no se puede pasar por alto es que la propia monotonía de la dieta, bastante restrictiva en cuanto a tipos de alimentos, reduce el apetito, la propia ingesta de alimentos y, en consecuencia, el peso.

Ni para siempre, ni para todos

Las dietas cetogénicas son, en su base, desequilibradas, por lo que no deberían prolongarse en el tiempo. Además, no están exentas de riesgos: la reducción drástica de hidratos y el incremento de proteínas puede ser perjudicial para el riñón, puede afectar a la función intestinal, y provocar otros efectos adversos. Entre estos están desde el mal aliento (halitosis), al dolor de cabeza, los calambres musculares o la debilidad.

Las dietas que restringen alimentos tan necesarios como los cereales, las verduras o la fruta no son una buena opción nutricional. Quizá permitan perder peso a corto plazo, pero no son el fundamento adecuado para unos buenos hábitos dietéticos que se prolonguen en el tiempo y permitan un peso saludable.

Es preciso valorar todo, los potenciales riesgos de abusar largo tiempo de este tipo de dieta, y el posible beneficio de una pérdida de peso... pero lo cierto es que una dieta basada en la limitación de alimentos no es la mejor alternativa. Tenlo en cuenta, porque para adelgazar y mantener un peso saludable no todo vale.

Descubre lo que esconden las dietas de moda

Propuesta OCU: Dieta de 1500 kcal