Noticia

Para adelgazar no todo vale

03 abril 2015

03 abril 2015

¿Quieres perder peso? Estupendo, pero cuidado con el método que sigues para conseguirlo: hay dietas que pueden llegar a ser muy peligrosas, y en vez de ayudarte a obtener un peso saludable, pasarán factura a tu salud.

No te fíes de las dietas de moda. Entérate de qué son en realidad en

Dietas para adelgazar

Para algunas personas, adelgazar es una necesidad por motivos de salud. E igualmente legítimo es querer perder unos kilos por razones estéticas, para sentirse bien con uno mismo. Ante ellos, todo tipo de dietas y soluciones: algunas pueden ser eficaces, otras menos… y otras son realmente desaconsejables, porque no solo son inútiles, sino que son peligrosas para la salud. Te recordamos tres cosas que debes tener muy claras.

1. El aval de un médico no significa eficacia ni seguridad

¿Te fías porque lo recomienda un médico? Eso no es ninguna garantía.

  • La dieta Dukan fue ideada por un médico, y cuenta con muchos seguidores y defensores, pero es una dieta hiperproteica y, como tal, no está exenta de riesgos.
  • La dieta del Dr. Oz,  muy famosa, que en Estados Unidos cuenta con su propio show televisivo, en el que recomiendan dietas depurativas, productos adelgazantes, etc. Una máquina de hacer dinero, pues nadie pone en duda su eficacia ya que la anuncia en la tele un auténtico doctor.  
  • La famosa enzima prodigiosa del doctor Hiromi Shinya presenta un método basado en la acción de una enzima. Y no solo el nombre recuerda al de una dieta milagro, sino que comparte muchas de sus características. 

2. Las experiencias personales… no son personalizadas

Muchas dietas se ponen de moda tras la publicación de un libro, donde el presunto “experto” comparte su teoría, a menudo sin más aval que el de su propia experiencia:

  • La dieta de los 31 días es la propuesta de una nutricionista que ha experimentado sobre ella los maravillosos resultados de su dieta, y como acto de generosidad quiere ayudar con su libro a todas aquellas personas que no consiguen adelgazar.
  • Lo mismo sucede con la dieta Smart de la doctora Reina García Closas que se publica en las revistas.

Las dos dietas se basan en una pérdida de peso por fases: primero se restringen algunos alimentos que luego vuelven a introducirse poco a poco, en función de la evolución. A estas dietas les falta lo fundamental: la personalización. Cada persona es única y las causas por las que engorda o no adelgaza son únicas. No hay experiencias ajenas ni prescriptores que valgan.

3. Intolerancias y trastornos… qué raro, ¿no?

Hay otras “dietas” que van más allá, pues llegan a causar desequilibrio del metabolismo e incluso riesgo de desarrollar un trastorno del comportamiento alimentario.

  • El método que elimina de la dieta todos los alimentos que contengan gluten, sin que por ello haya una intolerancia asociada no tiene ninguna base científica y puede afectar a la salud intestinal.
  • Los sistemas que establecen  una dieta tras determinar la intolerancia a determinados productos van en la misma línea. Realizan test a partir de una muestra de saliva o de sangre para identificar los alimentos que causan la obesidad… y no son más que otro sacacuartos. Un dato revelador: a menudo prometen introducir de nuevo el alimento tras alcanzar el peso deseado, pero si uno es alérgico o intolerante, lo sigue siendo aunque adelgace.  
  • Un ejemplo extremo es la alcohorexia o drunkorexia que consiste en restringir la ingesta calórica de todos los alimentos... excepto el alcohol.

¿Quieres adelgazar? Elige una dieta personalizada y realista

Lo mejor para perder peso es acudir a un dietista-nutricionista que recomiende la dieta que se ajuste a nuestras necesidades y circunstancias: ellos son los indicados para ayudarnos a adelgazar de manera saludable, y no los gurús que "venden" (con libros o sin ellos) su dieta ideal.


Imprimir Enviar por email