Noticias

¿Duran las bombillas LED tanto como se dice?

2 enero 2014
¿Duran las bombillas LED tanto como se dice?

Las bombillas LED no tienen una vida tan prolongada como aseguran sus fabricantes. Así lo desvela un estudio, que revela que el 16% de las bombillas no lograron superar las 10.000 horas de uso, pese a que los fabricantes mantienen que pueden durar de 25.000 a 30.000.

Las bombillas LED no tienen una vida tan larga como aseguran sus fabricantes, que han convertido su prolongada durabilidad en el gran reclamo de este producto. Es la principal conclusión de un estudio realizado en toda Europa con 46 modelos de bombillas LED. La pérdida de luminosidad con el uso nos parece bastante aceptable, pero muchas de ellas se fundieron bastante antes de lo prometido.

Para saber cuánto duran realmente estas bombillas las tuvimos encendidas durante 10.000 horas, e incluso tenemos en curso una prolongación de estas medidas para llegar a las 15.000 horas, puesto que los fabricantes aseguran que duran mucho más.

El estudio desvela que el 16% de las bombillas no lograron superar las 10.000 horas de uso, pese a que los fabricantes mantienen que pueden durar de 25.000 a 30.000 horas.

Además, la norma de ecodiseño, que entrará en vigor en marzo de 2014, nos parece es demasiado permisiva, como denunciamos recientemente. En cuanto a la pérdida de intensidad luminosa, 9 de cada 10 modelos LED testados durante 10.000 horas superó el requisito mínimo establecido por la  norma de las 6.000 horas, lo que confirma la necesidad de endurecer dicha legislación.

Diferencias con las fluorescentes compactas

Las bombillas LED son las grandes competidoras de las fluorescentes compactas, por lo detallamos sus puntos debilidades y fortalezas frente a las fluorescentes:

Ventajas

  • Las LED dan luz de manera instantánea.
  • No sufren tanto como las fluorescentes compactas con los ciclos de apagado/encendido.
  • Superan a las fluorescentes compactas en términos de eficiencia.

Desventajas

  • Las LED siguen siendo demasiado caras.
  • Su durabilidad no es tan alta como la declarada por sus fabricantes.
  • Al igual que las fluorescentes compactas, las LED tampoco logran reproducir tan bien el color como las bombillas halógenas.
  • Emplean más materiales en su composición, especialmente metales, lo cual redunda en un mayor impacto sobre el medio ambiente.