Informe

Ahorrar energía sin cambiar de radiadores

14 enero 2014
Ahorrar energía sin cambiar de radiadores

La calefacción supone el 47% de lo que gastamos en energía en nuestra casa. Te proponemos una triple estrategia para ahorrar más de 40 euros cada invierno: cabezas digitales en los radiadores, ajustar la temperatura y programar el uso horario.

La clave está en tus radiadores

Un radiador calienta más o menos dependiendo del caudal de agua que circule por su interior. Si cortamos el paso del agua, el radiador deja de calentar, y cuanta más agua pase, más calentará. Los radiadores utilizan válvulas para su encendido y apagado, así como para regular la temperatura.

Hay dos tipos de válvulas: las manuales y las termostatizables. Las válvulas manuales solo permiten abrir o cerrar el radiador. Sin embargo, con las válvulas termostatizables se puede regular el flujo de agua en función de la temperatura de la sala. Dentro de las válvulas termostatizables, a su vez, podemos encontrar dos tipos de cabezales: el cabezal termostático clásico y el novedoso cabezal digital, con el que optimizaremos aún más nuestros radiadores.

 

En la siguiente imagen podemos ver un radiador con válvula manual:

 

 

A continuación, un radiador con válvula termostatizable y cabezal termostático clásico: