Conexión segura

Conectarte a Internet sin riesgos es posible

Sabemos que te gusta navegar por Internet,
pero, ¿lo haces con una conexión segura?

Cómo proteger tu router

Si quieres evitar que el vecino interfiera en tu conexión o que alguien pueda hacerse con los datos que facilitas a través de Internet, utiliza un método de cifrado.

El router de tu hogar será tu vía para conectarte a Internet. Por eso, es imprescindible protegerlo de ataques que puedan poner en peligro tu privacidad.

Los pasos a seguir son muy sencillos y evitarán que te lleves más de un disgusto.

  1. Conéctate a la página web del administrador de tu router e introduce el nombre de usuario y contraseña facilitados en el propio dispositivo.
  2. Cambia la contraseña por una segura.
  3. En las opciones de seguridad de la red Wi-fi, busca los parámetros que te permiten utilizar autenticación WPA2-PSK y cifrado AES.
  4. Además, desactiva el modo WPS.

Es muy importante que éste sea uno de los primeros pasos que des cuando instales un router. Tus contraseñas deben ser personales e intransferibles. ¿A que no vas compartiendo por ahí la clave de tu tarjeta bancaria? Recuerda cambiar la contraseña de tu red Wi-fi y la clave de administración del router. Esta última, la podrás modificar a través de la página web de tu administrador dentro del apartado "Router Access".

Si queremos activar este sistema de filtrado, tendremos en cuenta nuestro tipo de dispositivo:

Android: en "Ajustes", selecciona la opción "Wi-fi" y después, "Ajustes avanzados".

iOS: en "Ajustes", selecciona la opción "General", después "Información" y por último "Dirección Wi-Fi".

Windows: vale, es un poco más complejo pero si sigues bien los pasos no tendrás problema.

  1. Ve al botón de Windows y en el recuadro de búsqueda teclea "Ejecutar".
  2. Teclea "cmd" y pulsa intro.
  3. En la siguiente ventana, teclea "ipconfig/all" y pulsa intro.
  4. Busca el epígrafe que dice: "dirección física".

Mac: en "Preferencias del sistema", selecciona la opción "Redes" y después, "Airport". El sistema Mac dispone de una opción de filtrado con la que elegimos qué dispositivos se pueden conectar a nuestra red. Esto es algo muy útil para evitar que alguien se aproveche de nuestra conexión.

Asegura tu dispositivo

Seguro que quieres que nadie lea tus mensajes o se haga con tu agenda. ¿Cómo evitarlo? Protegiendo tu móvil. ¡Te contamos cómo hacerlo!

Que no cunda el pánico, es muy sencillo, así que toma nota dependiendo de qué sistema utilices. Eso sí, ¡carga antes la batería!

Android:

  1. En "Ajustes", selecciona la opción "Seguridad".
  2. Dentro de "Seguridad", selecciona "Cifrado". Si te encuentras con el concepto "Teléfono cifrado" no te asustes, significa que tu dispositivo ya es seguro; en caso contrario, tendrás que pinchar en "Cifrar teléfono".
  3. Lo último que deberás hacer es elegir una buena contraseña. Y no, el nombre de tu mascota no vale, que es muy fácil.

iOS:

  1. En "Ajustes", selecciona la opción "Touch ID y Código".
  2. En este paso podrás cambiar la contraseña de tu dispositivo o crear una nueva huella. Para ello, en haz clic en "Añadir una huella" o "Cambiar código".

Windows:

  1. En "Panel de Control" entra en "Sistema y Seguridad" y accede a "Cifrado de Unidad BitLocker".
  2. Elige el dispositivo que quieras cifrar y selecciona "Activar BitLocker".

Mac:

  1. Elige "Preferencias del sistema" dentro del menú Apple y continúa en "Seguridad y privacidad".
  2. Haz clic en la pestaña "FileVault", y después pincha en el icono del candado.
  3. Por último, facilita tu nombre y contraseña y haz clic en "Activar FileVault".

Linux: no tendrás mayor dificultad que la de localizar las distintas herramientas de cifrado que ofrece el sistema.

Protege tus datos privados con el cifrado

Garantizarás la privacidad de tus datos para que nadie te los pueda robar.

El cifrado es un sistema con el que proteges tus datos y evitas que te roben información privada.

Puedes cifrar tu correo electrónico, el acceso a páginas web, conexiones a otros dispositivos remotos... y cualquier servicio de Internet que quieras proteger. Normalmente es aconsejable usar el cifrado en todas las comunicaciones en las que se intercambian datos personales, contraseñas de usuario, información financiera, etc.

Se realiza a través del SSL, que es el protocolo que normalmente se usa para cifrar.

Hay proveedores como Google que encriptan sus servicios para proteger tu información. Tú mismo puedes comprobar así que estás usando un servicio de cifrado:

Asegúrate de que en la dirección de la página web en la que estás aparece https:// y no http://.

Si aparece un candado en la barra de estado de tu navegador, significa que estás navegando seguro.

Comprueba que la red Wi-fi pública es segura

Si, por ejemplo, te conectas a una red de un bar, ten en cuenta que estás más expuesto a que algún intruso se cuele y te robe datos. Lo más importante es que no realices operaciones delicadas como movimientos bancarios o consultas de correo electrónico.

En serio, no te conectes a la primera red inalámbrica que veas, sobre todo si estás en un lugar público. Hay ciberdelincuentes que aprovechan esta vía para apropiarse de información ajena. Así que ya sabes, antes de conectarte vía Wi-fi a una red que no sea tuya, pregunta al dueño del establecimiento en cuestión para asegurarte de que es de confianza.

Cuando tu ordenador, tablet o móvil te pregunte a qué tipo de conexión quieres acceder, respóndele “Red pública” y así tus datos personales no saldrán de tu entorno.

Sí, es muy importante. Si estás usando una red Wi-fi pública asegúrate de tener instalado el plugin HTTPS Everywhere, que está disponible para Chrome, Firefox, Firefox para Android y Opera (también existe una versión beta para Internet Explorer). Cuando la página en la quieres realizar la operación económica cuenta con el protocolo SSL (https) del que te hablábamos antes, significa que estás seguro.

También te puede interesar...